domingo, 5 de mayo de 2013

La Ruta de la Seda, el Collar de Perlas y la competición por el Índico (II de III)


Quienquiera que alcance supremacía marítima en el Océano Índico, será un jugador prominente en la escena internacional.
 (Alfred Thayer Mahan, geoestratega de la US Navy, 1840-1914).




ÍNDICE

- LA RUTA DE LA SEDA Y LA RUTA DE LAS ESPECIAS
- EL PRIMER COLLAR DE PERLAS FUE PORTUGUÉS
- EL IMPERIO BRITÁNICO
- RUTA DE LA SEDA: BLOQUEADA DE NUEVO
- IMPORTANCIA ACTUAL DEL ÍNDICO

SEGUNDA PARTE
- INDIA
- PAKISTÁN
- IRÁN —EL ATAQUE GLOBALISTA CONTRA SIRIA Y LA IMPORTANCIA ABSOLUTA DE PENTALASIA EN EL GRAN TABLERO
- YEMEN
- SOMALIA

- CAMBOYA
- TAILANDIA Y CORTAR EL CUELLO DEL DIABLO —EL ISTMO DE KRA
- BIRMANIA (MYANMAR)
- BANGLADESH = CUELLO DE POLLO
- SRI LANKA —EL PUENTE DE RAMA
- RUTA DE LA SEDA VS. RUTA DE LAS ESPECIAS, O EURASIA VS. OCEANÍA


En la primera parte de este artículo, vimos cómo las rutas comerciales han tenido un papel destacadísimo desde la antigüedad, puesto que el comercio es la base de las relaciones internacionales y, por tanto, de toda globalización ―ya sea embrionaria o plenamente desarrollada. Hoy en día, las mercancías más importantes ya no son la seda o las especias, sino el petróleo y el gas natural, por lo que las rutas más importantes son los oleoductos, los gasoductos y las vías marítimas por donde transitan los petroleros y los transportadores de gas natural licuado (LNG). Por ello, cada vez que nace un conflicto donde antes había paz, es bueno preguntarse inmediatamente qué "mercancías" posee la zona, qué "rutas comerciales" transitan por ella, qué potencias se las disputan, qué potencias se benefician de la estabilidad de dichas rutas y cuáles se benefician de su inestabilidad.

Los pueblos europeos alimentamos con nuestro sudor y nuestra sangre las primeras etapas del capitalismo: el capitalismo industrial y el capitalismo comercial. Ahora, en la época del capitalismo financiero, la consigna es reducir y externalizar costes, dumping social, derrumbar cualquier frontera, acabar con cualquier particularismo territorial y lograr un planeta homogéneo, y los europeos nos hemos convertido en un obstáculo para la globalización total. Por ende, se nos quiere arrebatar el poder y el prestigio que conquistamos en el pasado, e incluso podría parecer que los geoestrategas de la globalización están decididos a acabar físicamente con los europeos étnicos, empleando medidas socio-económicas y mediático-culturales tendentes a la disgenesia, la esterilización de generaciones enteras, el mestizaje, la feminización social y la limpieza étnica. Todavía estamos acostumbrados a pensar que Europa, "Occidente", es el centro del mundo, pero la realidad es que el centro ha gravitado ahora hacia la macro-región del Indopacífico.

Durante mucho tiempo, los mapamundis han sido casi siempre del modelo eurocéntrico (Estados Unidos ha manejado mapas americano-céntricos). Ese modelo ya no representa la realidad del mundo. Los mapamundis modernos deberían ser de tipo pacífico-céntricos como éste, incluso invertidos como éste otro.

Para comprender en buena medida por qué el centro de gravedad del mundo está basculando desde el Atlántico al Pacífico y por qué las compañías multinacionales están irguiendo sus torres de marfil en ciudades como Shanghai (que ya en 2005 tenía 4.000 rascacielos, el doble que Nueva York), Mumbai, Hong Kong o Bangalore, sólo es necesario tomar parte en uno de los pasatiempos más importantes y pseudo-rituales de nuestra civilización: ir de compras. La mayor parte de las chucherías compradas en centros comerciales europeos y norteamericanos están fabricados en las sweatshops de China, India, Pakistán, Sri Lanka, Bangladesh, Tailandia, Camboya, Vietnam, Malasia, Indonesia, etc. Desde los chándales Adidas made in Cambodia hasta los trapos de la multinacional española Inditex (tiendas Zara, Pull and Bear, Massimo Dutti, Bershka, Stradivarius) fabricados con mano de obra cuasi-esclava ―hacinada en barcos situados fuera de aguas territoriales chinas para evitar controles fiscales y aduaneros―, la mayor parte de chirimbolos comprables (incluyendo cualquier artefacto cuyo nombre empiece por "i") están manufacturados en los dragones asiáticos ―eufemismo de "paraísos esclavistas"― del Asia-Pacífico.

El auge de Estasia (Asia Oriental) y de China como superpotencia, es consecuencia directa de la globalización y de la religión consumista y materialista instaurada en las nuevas catedrales de Occidente: los centros comerciales. Responsables: las castas financieras de Londres, Nueva York y Frankfurt, y sus testaferros en el resto del mundo.

Debido a las políticas de la globalización (intervenciones militares en teatros bélicos alejados, deslocalización empresarial e industrial, inmigración masiva, fomento del consumismo, el individualismo, el nihilismo, el hedonismo, la disgenesia, el mestizaje y la vulgarización de los pueblos) el mundo entero puede desestabilizarse y convertirse en un inmenso "Globalistán" tercermundista, donde los pueblos se amontonarán en vastas villas-miseria y descenderán a los abismos del caos y de la atrocidad mientras su sudor y sus recursos son explotados por élites financieras, atrincheradas en núcleos de lujo fuertemente tecnologizados, manejando milicias privadas y controlando a sus esclavos con servicios de Inteligencia de una omnisciencia total. De momento, estos señores se reúnen en logias y cumbres internacionales, se guiñan el ojo y se repiten sonrientes "yo me forro, tú te forras, él se forra", mientras promueven carnicerías de la peor clase para derrocar a los gobiernos que no les agradan (como están haciendo en Siria en el mismo momento de escribir estas líneas). Los aristócratas del dinero esperan ser libres pronto para construir, sin obstáculos y sin oposición por parte de pueblos libres o gobiernos independientes, un único gobierno mundial, un banco mundial, una moneda mundial, una religión mundial y un rebaño mundial de mano de obra dócil. Este desenlace culminaría de forma lógica la tecnologización de la sociedad (es decir, el progreso de la materia inerte en contraposición a la materia viva) cuyo pistoletazo de salida fue la Revolución Neolítica.

Si se pretende evitar el advenimiento de Globalistán, es preciso entender los entramados de la globalización. Mientras la economía de las naciones esté basada en el comercio internacional, el eje del mundo serán las rutas que conectan el Gran Occidente con el Gran Oriente, tanto por tierra (Ruta de la Seda) como por mar (Ruta de las Especias). En este artículo repasaremos la situación de algunos de los Estados más importantes del Océano Índico, un espacio marítimo que destaca por su elevadísimo tráfico petrolero, y que las potencias oceánicas utilizan como aspiradora económica, para evitar que el comercio Oriente-Occidente se vuelque por tierra, como sería lo lógico. Dedicar atención por separado a estos países nos permitirá comprender en buena medida los pormenores de la nueva ruta de las especias y los increíbles obstáculos de la nueva ruta de la seda.

Un vistazo rápido a las ZEE (Zonas Económicas Exclusivas) del Índico muestra algunas sorpresas, como el protagonismo francés, australiano, británico y sudafricano, o la importancia relativamente desproporcionada de Estados-paraísos fiscales como las Islas Comores, Seychelles o Mauricio. No vienen representadas reivindicaciones sobre plataformas continentales, ni disputas marítimas ―como la que existe entre India y Pakistán en torno a la ZEE de Sir Creek, una desembocadura fluvial. Tampoco vienen representados los territorios índicos de Antártida (pertenecientes a Australia, Noruega y Francia). Puede resultar bastante instructivo comparar este mapa con el mapa sobre rutas y puntos estratégicos del Índico que hemos visto en el anterior artículo sobre este tema.



INDIA

India, con su enorme población, vasto territorio y forma de cuña, es el Estado mejor situado para dominar el Índico. Sin embargo tiene tres vecinas que ejercen contra ella una influencia geobloqueante: Pakistán, Bangladesh y Sri Lanka. La independencia de estos tres Estados fue una diabólica obra maestra de las intrigas británicas, cuya idea era cortar los lazos tradicionales de India con Oriente Medio y Asia Central, evitar que se convirtiese en un país claramente hegemónico en el sur de Asia, arrebatarle el río que le da nombre (el Indos) y poder aliarse con sus rivales regionales en caso de que India se volviese respondona. También tenía por objetivo evitar que la orilla norte del Índico se vertebrase, configurándose como un bloque independiente y no-necesitado de la intervención o las alianzas extranjeras para sobrevivir por sí mismo. Otros Estados-tapones que alivian un poco la tensión en su frontera con China son Nepal y Bhután, países con los que India mantiene buenas relaciones, en detrimento de China.

India tiene también una situación buena para recibir los hidrocarburos tanto de Asia Central como de Oriente Medio y África. Su extraordinaria situación geográfica, unida a su extensión y enorme población, la convirtió en la "joya de la corona" del Imperio Británico. Después de la Segunda Guerra Mundial, la consigna era la des-europeización del mundo, e India se independizó en 1947 en el medio de sanguinarios conflictos entre hinduistas y musulmanes. Durante la Guerra Fría, el país cayó bajo la órbita soviética y se convirtió en un aliado de la URSS contra China y Pakistán, que se encontraban bajo la influencia de EEUU. India luchó una guerra contra China en 1962, y tuvo conflictos con Pakistán en 1947, 1965, 1971 y 1999.

Densidad de población en Asia Central y meridional. La tendencia del arco hindú fuertemente superpoblado es subir por el norte, amontonarse al borde de las cadenas montañosas, conectar con centros de población dispersa en Asia Central y occidental y rodear a China. Es la tendencia del Cinturón de Hielo, que veremos en un artículo futuro.

India mantuvo una economía bastante proteccionista y de circuito cerrado durante la Guerra Fría. Por ejemplo, a finales de los 70, Coca-Cola e IBM se marcharon del país, ya que las condiciones eran inaceptables para ellos. Sin embargo, después de la caída del telón de acero en 1991, Nueva Delhi liberalizó muchas de sus políticas económicas, lo cual resultó en el auge de unas enormes clases altas y medias urbanas. Actualmente hace todo lo que puede para "atraer inversiones", lo que la ha llenado de multinacionales extranjeras (IBM, Microsoft, Nokia, PepsiCo, Ranbaxy Laboratories, Reebok, Sony, Vodafone, etc.). A la sombra de esta bonanza, han prosperado centros de la alta tecnología como Bangalore, e incluso la hindú Tata Motors ha comprado Jaguar y Land Rover a Ford. Hoy, salvo excepciones, India es un paraíso del capitalismo salvaje y esclavista. La clave: abaratar costes. El país sudasiático también se ha convertido en un importante centro de la finanza y la especulación (hablando claro: del robo, el zanganismo y el parasitismo) merced a la National Exchange of India (Mumbai), fuertemente relacionada con la City de Londres.

La política exterior hindú tiene varias vertientes. Una se dirige hacia Asia Central y está representada por Farkhor, una base aérea hindú en Tayikistán, en pleno corazón de Asia Central. El objetivo inicial de la base era proporcionar apoyo logístico a grupos anti-talibán (y por tanto anti-pakistaníes). Naturalmente, la verdadera estrategia es proyectar el poder hindú en Asia Central y rodear a Pakistán. Rusia está en contra de cualquier presencia militar extranjera en Asia Central salvo la suya propia. Existe otra base aérea tayica, Ayni, que India ha ayudado a desarrollar pero no ha ocupado de momento, probablemente debido a la inquietud de Moscú. India también mantiene una presencia en Afganistán, en forma de miles de millones de dólares en inversiones, y tropas dedicadas al entrenamiento del ANA (el Ejército afgano). Estos movimientos pueden considerarse parte del Cinturón de Hielo (un anillo geográfico que tiende a contener la expansión de la influencia china hacia Occidente), como veremos en un artículo futuro.



Otra tendencia de India es proyectarse hacia Oriente Medio, concretamente, ya que por tierra se encuentra geobloqueada por Pakistán, el Golfo Pérsico, de donde saca la mayor parte de su petróleo (su mayor suministrador es Arabia Saudí, seguida de cerca por Irán). Un nuevo enclave hindú representa esta tendencia: el puerto de Chabahar, situado en la estratégica provincia iraní de Sistán y Baluchistán, al este del país. Este puerto tiene características interesantes, como estar fuera del Golfo Pérsico y del estrecho de Hormuz. A pesar de la presión internacional, India ha seguido comprando petróleo iraní y sigue siendo de los mayores socios comerciales de Irán. No hay que olvidar que, cuando triunfó la Revolución Islámica en Irán en 1979, Teherán decidió cortar lazos con todos los países aliados de EEUU, lo cual incluía a Pakistán. Esto, automáticamente, convirtió a Irán en amigo de India. El puerto de Chabahar también está abierto a comerciantes afganos. Los proyectos de gasoductos TAPI (Turkmenistán-Afganistán-Pakistán-India) e IPI (Irán-Pakistán-India) son otras dos manifestaciones de la atracción que ejerce India sobre el Oeste.

Click para agrandar. El gasoducto IPI (rojo) ayudaría mucho a estabilizar la zona y a vertebrar relaciones sanas entre los países involucrados. El primer interesado en que esta estabilidad no se materialice es el atlantismo, que hace todo lo que puede para desestabilizar Baluchistán y envenenar las relaciones diplomáticas, especialmente echando mano del radicalismo islámico arraigado en Pakistán. Al atlantismo le convendría un Baluchistán independiente y marioneta, y un gasoducto TAPI (verde) que tienda a alejar el gas natural centroasiático de rutas controladas por Rusia, pasar por un país bajo ocupación militar estadounidense (Afganistán) y evitar el flujo de gas natural iraní hacia el Este, por tanto, forzando el alejamiento de Irán e India y acentuando la tendencia de India a inmiscuirse en Asia Central, tradicional esfera de influencia rusa. El IPI (llamado "gasoducto de la paz") está apoyado por socios reveladores, como la NIOC (National Iranian Oil Corporation), el gigante gasífero estatal ruso Gazprom y hasta la italiana Eni. El coste del IPI se estima en 1.200 millones de dólares y cuenta con participación rusa, mientras que el coste del TAPI, promovido por Hillary Clinton y el Grupo Merhav de Israel (dirigido por el agente del Mossad Yosef Maiman), ronda los 8.000 millones.

Hacia el Oeste, la influencia hindú está cortada por Pakistán. Sin embargo, a raíz de recientes acuerdos de defensa entre EEUU e India, la CIA, el Mossad y el RAW (servicios de Inteligencia hindúes) han estado apoyando diversos actos subversivos en la provincia pakistaní de Baluchistán, en la iraní de Sistán-Baluchistán… y también en Tíbet y Xinjiang. Realmente, tanto Afganistán como Pakistán no son más que tapones para evitar que India se conecte con Irán como sería lo "lógico" (la influencia persa en toda la región es inmensa, e incluso el famoso Taj Mahal fue construido por una dinastía de origen iraní).

El empuje de India hacia el Este ha sufrido muchas contenciones. China es la primera interesada en que Indochina no bascule más hacia la primera mitad de su nombre, y durante mucho tiempo, Myanmar hizo de Estado-tapón en contra de India, incluso albergando a movimientos insurgentes anti-hindúes y guerrillas naxalitas maoístas. Desde 1993, debido a intereses económicos, las relaciones entre India y Myanmar han mejorado. Myanmar tiene petróleo y gas natural, e India ha mostrado mucho interés en construir vías de comunicación (oleoductos, gasoductos, autopistas, carreteras, ferrocarriles). En Febrero de 2007, India anunció un plan para desarrollar el puerto de Sittwe, que le proporcionarían a las aisladas provincias del noreste de China, una salida al mar, a través del río Kaladan. Esta presencia hindú está en contradicción con la potencia dominante en Myanmar, China, que ha invertido enormes sumas de dinero en el país y que mantiene un puerto en Kyaukpyu.

No obstante, de momento, el 90% del comercio hindú y el 100% de sus importaciones petrolíferas, le llegan a India por mar. Por ende, la tendencia más importante de India es la marítima, hacia el océano que lleva su nombre. India no se ha sustraído al hecho de que la inmensa mayor parte del tráfico mundial petrolero y comercial pasa delante de sus narices, y ha tomado posiciones para afianzar su control sobre las rutas marítimas. La primera medida ha sido comenzar un vasto proyecto para sembrar de radares y centros de Inteligencia y monitorización de tráfico marítimo su propia costa, estableciendo una red de seguridad marítima. La segunda medida ha sido dar el salto más allá de sus costas.

Las islas Maldivas son un importante socio estratégico de India desde la Operación Cactus (1988) en la que los militares hindúes repelieron a mercenarios tamiles. Actualmente, India busca integrar a las Maldivas en su arquitectura de seguridad marítima, estableciendo helicópteros, unidades de la Guardia Costera y radares en los 26 atolones del país insular, que se conectarán con el sistema costero hindú. A cambio, las autoridades de Maldivas tienen derecho a observar cómo manejan los hindúes la seguridad en las islas Andamán y Nicobar, dos archipiélagos hindúes críticos que se encuentran debajo de Myanmar, a sólo 150 km de la estratégica provincia indonesia de Aceh y en una situación altamente dominante del tráfico que se dirige al estrecho de Malaca. Los hindúes no son los únicos que cortejan a Maldivas: China está llevando al cabo exploraciones marinas e intenta negociar la instalación de una base militar.

Otro país isleño cortejado por India es Mauricio, situado cerca de Madagascar. Ambos países negocian la posibilidad de que India se quede con las dos islas gemelas de Agalega, con vistas a que India desarrolle allí el turismo. El turismo, claro está, es una excusa para llenar la zona de colonos, espías, instalaciones logísticas y de monitorización, aeropuertos, infraestructuras de uso dual (tanto civil como militar), empresas-tapadera, oficinas y probablemente proyectos agrícolas. En todo el mundo, tanto el turismo como los proyectos medioambientales, etnológicos, zoológicos, geológicos, empresariales, etc., a menudo no son más que un cuento chino para proyectar influencia sobre una región y poner una pica en Flandes [1].

India tiene instalaciones de radar y monitorización de comunicaciones marítimas tanto en el norte de Madagascar como en las islas Seychelles. El objetivo es supuestamente interceptar actividades piratas y terroristas, pero también es un puntal para tener a raya a la creciente influencia de la Armada china en la región. Si a esto le añadimos los acuerdos marítimos alcanzados con Mozambique (cuyas costas son patrulladas rutinariamente por la Armada hindú) y con Omán (que le permite a India atracar barcos en su costa), vemos que la Armada hindú está velando por el mantenimiento del eje IBSA (India-Brasil-Sudáfrica) y por sus rutas hacia el Golfo Pérsico. India también está activamente involucrada en Kenia, Somalia, Etiopía, Uganda, Tanzania, Malawi, Zambia, Sudáfrica y posiblemente el nuevo Estado de Sudán del Sur.

CLICK PARA AGRANDAR. Este mapa, que ya vimos en la anterior entrega, ayuda a dar una idea de la extensión del actual "imperio hindú" y de hasta qué punto se encuentra en contradicción con el despliegue de fichas chinas en el tablero marítimo indopacífico.

El auge del poder chino y el viraje de Pakistán ―que ha basculado claramente desde EEUU hasta China― ha tendido a acercar a India al bloque atlantista. En Octubre de 2010, India firmó con Washington un importantísimo contrato armamentístico, en detrimento de Rusia, la tradicional suministradora de armas a Nueva Delhi. Poco después, Obama comenzaría a apoyar el ingreso de India en el Consejo de Seguridad de la ONU (organismo donde sólo vienen incluidos EEUU, Rusia, China, Reino Unido y Francia). Más tarde, Washington ofrecería a las Fuerzas Armadas de India la posibilidad de llevar al cabo maniobras militares en Alaska, en terreno montañoso y condiciones de frío extremo, presumiblemente como preparación para posibles conflictos en el Himalaya, el Karakoram y el Hindu Kush. Los supuestos enemigos: China y Pakistán. El gran escollo en las relaciones de India con EEUU y la Unión Europea es que India depende de los hidrocarburos iraníes y no está dispuesta a apoyar las sanciones anti-iraníes en la ONU. Esto se traduce en que EEUU debe impedir a toda costa que India se conecte con Irán mediante gasoductos, oleoductos o corredores comerciales. De ahí la desestabilización de Pakistán y la provincia de Baluchistán. Puede que como resultado de las recientes giras diplomáticas de Washington en India, Nueva Delhi ha apoyado al Consejo de Cooperación del Golfo, la Liga Árabe y la OTAN en las sanciones contra Siria.

Rusia ―cuyas buenas relaciones con Nueva Delhi se remontan a la Guerra Fría― sigue colaborando activamente con India en el campo de la tecnología y la defensa en diversos proyectos muy avanzados, y también apoya su ingreso en el Consejo de Seguridad de la ONU. Además, Moscú quiere que India entre en la OCS (Organización de Cooperación de Shanghai, SCO por sus siglas inglesas, concebida como una contrapartida eurasiática de la OTAN).

Geopolíticamente hablando, Rusia es el aliado "lógico" tanto de India como de Irán. Las antiguas invasiones indo-iranias, que forjaron las civilizaciones védica y persa, procedían de las estepas del sur de Rusia y fueron canalizadas naturalmente hacia India por la configuración geográfica del territorio. Incluso si nos remontamos a la genética, hay una importante presencia de linajes paternos R1a (relacionado con los pueblos eslavos e indo-iranios) tanto en India como en Irán.

El enemigo geopolítico de India es Pakistán. Ambos países son potencias nucleares y no suscritas al Tratado de No-Proliferación. Como veremos enseguida, India puede cortarle a Pakistán su acceso a China, lo cual sería una catástrofe para el país. Tanto Pakistán como Bangladesh, Sri Lanka y en menor medidad Nepal y Bhután, le roban a India mucha energía estratégica y constituyen amortiguadores muy efectivos para la influencia hindú.



PAKISTÁN

Hablando en plata, Pakistán es uno de los polvorines más volátiles del planeta. La importancia de Pakistán salta a la vista con sólo mirar un mapa. Es el puente  entre el Golfo Pérsico y los enormes mercados de India y China, y un eslabón entre Oriente Medio, el Indostán, Asia Central y el Índico. Pakistán tiene en común con Egipto que se trata de un país superpoblado (200 millones, el país islámico más poblado después de Indonesia), con villas-miseria insalubres e inmensas (Lahore y Karachi), que los habitantes están fuertemente concentrados alrededor de un río (en este caso el Indos) siendo el resto del país comparable a Afganistán, que la población es movediza y virulentamente anti-occidental, fácil de excitar con retóricas religiosas, que está al borde del estallido social y que tanto el Ejército como los servicios de Inteligencia y grupos radicales, tienen fuertes lazos con Reino Unido, EEUU, Arabia Saudí y las corrientes salafistas-wahhabitas del "yihadismo internacional". Pero, a diferencia de Egipto, Pakistán es una potencia nuclear que comparte problemáticas e inestables fronteras con otras dos potencias nucleares: India y China. En particular, su frontera con India está superpoblada, carece de coherencia geográfica alguna y tiene capitales y ciudades grandes en su proximidad, ya que dicha frontera es más un eje natural que una línea divisoria natural. También a diferencia de Egipto, Pakistán tiene vastas regiones montañosas y un endiablado laberinto de valles recónditos que se prestan mucho al establecimiento de campos de entrenamiento de insurgentes y a la formación de autoridades (por ejemplo tribales, mafiosas, religiosas o todo junto) totalmente al margen del Gobierno.

En lo que será Pakistán, sólo tenía lugar un 17,5% de las actividades financieras del antiguo Raj colonial británico. Durante la Guerra Fría, Pakistán fue un socio privilegiado de Estados Unidos y de la OTAN (también de China), ya que el país cerraba la expansión soviética hacia el Sur. Utilizando a Pakistán como base, moviendo los hilos del ISI (servicio de Inteligencia pakistaní, dirigido por el general Akhtar Abdur Rahman) y regando las madrasas y mezquitas con petrodólares saudíes impresos a destajo en la Reserva Federal, el célebre geoestratega Zbigniew Brzezinski (consejero de seguridad nacional de la administración Carter), en colaboración con el general Zia Ul Haq (que dirigía el gobierno pakistaní en la época, enfocándolo en la tarea de islamizar el país) formó el movimiento talibán ―destinado a contener la influencia soviética en Afganistán primero y a justificar la presencia de tropas de la OTAN después. También tuvieron un papel clave en este proceso las tupidas redes de información y agitación tejidas por el MI6 británico en la época del Imperio, y la infraestructura de madrasas, campos de entrenamiento y mezquitas fundamentalistas financiadas por Arabia Saudí. Islamabad y Washington temían que la URSS acabase invadiendo Pakistán en su búsqueda de puertos cálidos (Mar Arábigo) y para conectarse territorialmente con India. Si eso pasaba, el Rimland (la periferia del continente eurasiático, que rodea al Heartland) quedaría partido en dos, y se rompería el asedio oceánico al núcleo duro de Eurasia.

Click para agrandar. Este artículo del periódico británico "The Independent", del Lunes 6 de Diciembre de 1993, se titula "Guerrero anti-soviético pone a su ejército en la carretera hacia la paz". En el borde superior puede leerse "El hombre de negocios saudí que reclutó muyaidines ahora los emplea en proyectos de construcción a gran escala en Sudán". Bin Laden fue uno de los contactos clave de la Inteligencia saudí para hacer llegar dinero a los talibán que, refugiados en Pakistán, donde obtenían apoyo logístico y económico, mantuvieron una larga resistencia contra la invasión soviética. Irónicamente, la película "Rambo III" representa a los talibán como los "buenos". 

En tiempos recientes, Pakistán ha sufrido un deterioro espectacularmente rápido de sus relaciones con el eje anglo-americano, basculando hacia China y, por ende, hacia Irán y hacia Rusia. Hasta tal punto ha llegado esto que en 2010 Vladimir Putin apoyó a Islamabad para entrar en la OCS y se convertirá en el primer Presidente ruso de la historia en visitar Pakistán (y ver aquí y aquí). Estos procesos a su vez han dado lugar a un incremento de intervencionismo militar estadounidense en suelo pakistaní (generalmente a cargo de drones y equipos de operaciones especiales), violando la soberanía de Islamabad innumerables veces [2] y dejando miles de civiles muertos.

Muchos de estos ataques son claras maniobras de provocación y tensión por parte de Washington. El show montado en torno a la supuesta liquidación de Bin Laden el 2 de Mayo de 2011, así como el incidente del misilazo el 26 de Noviembre del mismo año ―que les costó la vida a 24 soldados pakistaníes― fueron pretextos de Washington para justificar su alejamiento de Islamabad, así como probablemente para dar más peso a Uzbekistán y Tayikistán como vías de suministro para las tropas de ocupación en Afganistán. También supone una excusa para transladar sus bases de drones (aviones no-tripulados) a las repúblicas ex-soviéticas de Asia Central, pero de momento, dichos países se han negado. Las autoridades pakistaníes bloquearon el paso de suministros de la OTAN por el paso de Khyber y desalojaron a los estadounidenses de su base de drones en Shamsi (Baluchistán). Reveladoramente, el general William Fraser, máximo responsable del transporte militar, informó al senado el 28 de Febrero de 2012 de que las rutas bloqueadas por Pakistán eran esenciales para completar la supuesta retirada de tropas estadounidenses de Afganistán en 2014. Según él, las rutas de la llamada Northern Distribution Network (que pasan por Asia Central y sólo permiten transportar suministros no-letales) son insuficientes para manejar el inmenso tráfico de convoyes necesario para evacuar a EEUU de Afganistán. Por tanto, si Pakistán cierra sus rutas, EEUU tendrá que posponer su retirada… o prolongar su ocupación, según se mire. Esto último quizás era lo que tenían en mente los estrategas del Pentágono, ya que, a pesar de haber asegurado docenas de veces que para 2014 ya no tendrían tropas en el país, Washington se ha dedicado a construir nuevas bases, expandir y actualizar las ya existentes y convertir su embajada en Kabul y otras instalaciones en auténticas fortalezas y centros de Inteligencia y tecnología. Lo cierto es que si EEUU se indispone con los países del entorno afgano, puede encontrarse conque no podrá retirar la mayor parte de material militar que ha desplegado en Afganistán, y sus efectivos quedarán aislados y bajo asedio efectivo. El Secretario de Defensa estadounidense, Leon Panetta, ha declarado que continuaría llevando al cabo ataques de drones contra los refugios "que Pakistán ofrece a los insurgentes afganos". Islamabad ha afirmado que derribará los drones estadounidenses que violen su espacio aéreo.

Otra esfera con la que Pakistán está rompiendo relaciones es la petro-árabe, representada por el Consejo de Cooperación del Golfo (GCC por sus siglas inglesas), una unión de Estados petroleros (Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Qatar, Omán y Bahrein). Esto se evidenció en Noviembre de 2011, cuando las autoridades aduaneras pakistaníes confiscaron 80 halcones pertenecientes al emir de Qatar. No hay que olvidar tampoco que el estratégico puerto pakistaní de Gwadar, actualmente una perla del collar chino, perteneció en el pasado a Omán, un país que cultiva buenas relaciones con India. Si miramos el mapa de las Zonas Exclusivas del Índico de más arriba, veremos que India y Omán tienden a estrangular el espacio marítimo pakistaní y su salida a aguas internacionales.

La desestabilización de Pakistán significa que el país alberga cada vez más movimientos insurgentes y fundamentalistas (esencialmente de signo salafista y talibán), que operan, no sólo en Afganistán, sino también en India, en Nepal, en las ex-repúblicas soviéticas de Asia Central y en la provincia china de Xinjiang. Estos grupos, oportunamente, crean una inestabilidad regional que, junto con la endiablada orografía del terreno, hace inviable mantener rutas comerciales.

Puede decirse que sólo las provincias de Punyab, Sindh e Islamabad son Pakistán "propiamente dicho" y que el resto son el patio trasero del país. Sin embargo, hay tres provincias pakistaníes con una tremenda importancia en el puzzle asiático:

• Gilgit-Baltistán (Cachemira del Norte) tiene la desgracia de ser la región donde coinciden Afganistán, China, Pakistán e India. El corredor afgano de Wakhan ―una de las regiones-amortiguadoras más importantes del planeta desde que fue creada por los británicos en el Siglo XIX para evitar que el Imperio Británico y el Imperio Ruso compartiesen fronteras― separa a Pakistán del espacio ex-soviético… por 16 km. Rusia ha fichado el corredor para construir una carretera y una vía férrea que unirá a Tayikistán con Pakistán en el caso de que Washington se retire de Afganistán. Cachemira es también una región sensible porque, a través de ella, India puede cortarle a Pakistán su comunicación con China (la autopista del Karakoram, por la que China sale al Índico). Aunque esto lo veremos con mayor detalle en un artículo futuro, hay una región de Cachemira administrada por India y reclamada por Pakistán, una región de Cachemira administrada por Pakistán y reclamada por India. Lo que toda Cachemira tiene en común es que la religión mayoritaria es la musulmana. Esto significa que su pakistanización y talibanización es cuestión de saber accionar los resortes adecuados.

"Cachemira pakistaní". Señalado en el mapa lo que los hindúes llaman PoK (Pakistan occupied Kashmir), que se corresponde con las provincias pakistaníes de Gilgit-Baltistán (rojo oscuro) y Azad Kashmir (rojo claro).

• Baluchistán es una región estratégica del sur de Asia que incluye a la provincia pakistaní de Baluchistán (que conforma la mayor parte de su territorio), la iraní de Sistán y Baluchistán y la franja más meridional de Afganistán.  La región es montañosa, árida, inhóspita y de baja densidad de población (a pesar de su enorme extensión, contiene sólo el 4% de la población de Pakistán), pero es rica en gas natural, petróleo, uranio, cobre y oro. Además, en su costa se encuentra Gwadar, un puerto que une el comercio chino y centroasiático con el Índico y por tanto con el resto del mundo, y donde China recibe enormes cantidades de petróleo iraní, sudanés, nigeriano, etc. El comercio terrestre en la macro-región del sur de Asia es imposible sin un Baluchistán estable y fuerte… y eso es lo que el atlantismo intenta impedir.



Después de la revolución islámica en Irán, tanto EEUU como Iraq forjaron grupos separatistas baluchíes para luchar contra Irán. Esos lazos han pervivido en el tiempo, y hoy son varios los grupos que sirven, directa o indirectamente, a los intereses del atlantismo en la región, destacando dos. Uno es el BLA (Ejército de Liberación Baluchí por sus siglas inglesas), un grupo terrorista que tiene lazos con el MI6 desde la época de la independencia de Pakistán. Islamabad conoce de sobra todos estos lazos, y el mismo ex-presidente pakitaní Musharraf declaró que el BLA estaba apoyado desde el extranjero [3]. Entre otras cosas, el BLA ha atacado a trabajadores chinos destacados en la región y ha llevado al cabo limpieza étnica contra no-baluchíes en general. Otro grupo es Jundallah o Yundolá ("soldados de Alá"), cuyas acciones van especialmente dirigidas contra Irán. Este grupo controla el narcotráfico de la zona (la adicción a la heroína ha hecho graves estragos en Irán), ha llevado al cabo secuestros y asesinatos de científicos iraníes, atentados terroristas contra infraestructuras críticas y combate contra las autoridades de Teherán. El resultado ha sido una guerra civil de baja intensidad en la frontera de Irán-Pakistán, en la que Irán pierde muchos soldados y policías. La revista Foreign Policy ha reconocido abiertamente que tanto la CIA como el Mossad compiten para controlar Jundallah, y recientemente, la embajada estadounidense en Islamabad ha pedido la apertura de un consulado en Baluchistán.

La desestabilización de la maltrecha provincia no sólo está a cargo de narcotraficantes, islamistas radicales, terroristas, espías, confidentes, agitadores e infiltrados de servicios de Inteligencia de EEUU, Israel, Reino Unido e India, sino también de iniciativas que parten del mismo Congreso de los Estados Unidos, como la encabezada por Dana Rohrabacher, un político con antiguos lazos con muyahidines de Al-Qaeda (una simple fachada para las operaciones negras de la CIA) y que dirige el turbio House of Foreign Affairs Subcommittee on Oversight and Investigations. La idea: Pakistán es un Estado terrorista que ofrece "refugio" a terroristas y EEUU debe hacer todo lo que puede para intervenir en Pakistán y "liberar" Baluchistán. De nuevo, este tipo de retóricas no son más que una tapadera hipócrita para el temor a que China obtenga una salida fiable al Índico. India también ha entrado en el juego, dejándose convencer por Kabul para dar dinero a movimientos insurgentes de Baluchistán y utilizar a la policía indo-tibetana para proporcionar seguridad en la Ring Road afgana. En caso de que Baluchistán se independizase bajo paraguas de Washington, EEUU obtendría desde Afganistán una salida marítima que le libraría de su dependencia de las rutas de suministro de la Northern Distribution Network, que pasan por Pakistán y el espacio ex-soviético.

China mantiene un importantísimo puerto en el enclave costero de Gwadar, y proyecta establecer un gasoducto y un corredor comercial para unirlo con territorio chino. El principal problema: Baluchistán, FATA, Cachemira y Xingjiang, por donde pasaría el corredor, están plagados de turbulencias geopolíticas. Pakistán desea que Gwadar se convierta en un puerto comercial de primera categoría, compitiendo con el iraní de Chabahar (a sólo 160 km de distancia), donde la presencia extranjera predominante es la hindú. Se dice que, en caso de que Baluchistán se independizase, EEUU querría que Gwadar se convirtiese en "la próxima Dubai": un centro financiero y petrolero, además de importante hub logístico para alimentar su influencia geopolítica en Asia Central y el Caspio, y para salvarlos de su excesiva dependencia de pasos estratégicos montañosos como el de Khyber. La independencia de Baluchistán sería un desastre para China, que se vería privada de su salida al Índico.

• FATA (Areas Tribales Administradas Federalmente, por sus siglas inglesas; incluyen la región de Waziristán) y KPK (Khyber Pakhtunkwa, antes llamada Provincia de la Frontera del Noroeste, NWFP por sus siglas inglesas) son las provincias más talibanizadas, pobres, desindustrializadas e ingobernables de Pakistán, fuente de problemas en la frontera AFPAK (Afganistán-Pakistán) y cuna del mismo movimiento talibán, así como de la Red Haqqani (nutrida por la CIA y el ISI pakistaní durante la Guerra Fría), una organización que ―a diferencia de Al-Qaeda, que es supuestamente "global"― ha sido señalada por Washington como vinculada específicamente al Estado pakistaní y al ISI. Si Al-Qaeda fue la excusa para atacar Afganistán, la Red Haqqani viene a ser la excusa para actuar en Pakistán. En FATA también hay campos de entrenamiento del Movimiento del Turquestán Oriental, un grupo radical islámico que actúa en la provincia china de Xingjiang (también llamada Turquestán Oriental o Uiguristán) y que tiene lazos con (no podía faltar) Al-Qaeda. Pakistán es, en general, una cantera para islamistas radicales y mercenarios dispuestos a actuar por el salafismo (por ejemplo, en Siria), bajo hilos movidos por los servicios de Inteligencia atlantistas. Lo mismo puede decirse de Arabia Saudí, Libia, Kosovo, Chechenia y los barrios "multiculturales" de muchas ciudades europeas, especialmente de Reino Unido y Francia.

El epicentro del caos es el distrito de Waziristán, cuyos habitantes tienen fama de magníficos guerreros, aprovechándose de lo complicado de su terreno y dándole muchos problemas al Imperio Británico entre 1860 y 1945. Los nativos de esta región son de la etnia pashtún, muy vinculada con el conservadurismo y el tribalismo. Debido lo montañoso del terreno y a la existencia de valles aislados, existen también etnias muy interesantes, como los kalash o los hunza. A través de las porosas fronteras de FATA con Afganistán, se filtran insurgentes, contrabando, tráfico de opio y armas. Los militares occidentales sienten que los "terroristas" se aprovechan de la seguridad de Pakistán, que Islamabad no hace suficiente y que hasta lo promueve, y que la única manera de acabar con los ataques de la insurgencia talibán es llevando la guerra a territorio pakistaní, cosa que ya se ha hecho con drones y equipos de Operaciones Especiales, pero de momento no con una presencia permamente. En realidad, el estado actual de Pakistán hace pensar que la ocupación de Afganistán fue una excusa para desestabilizar Pakistán (amén de Asia Central y todo el sur de Asia) con el objetivo de bloquear los tentáculos geopolíticos chinos en la zona. La TV estatal rusa ya acusó a EEUU de ello en 2009.

Señaladas en el mapa las provincias pakistaníes FATA y NWFP (también llamada KPK). En Waziristán hay oro, diamante, cobre y manganeso.

• Mención aparte merece el caso de Sir Creek, una franja de agua de 96 km disputada entre India y Pakistán en un estuario costero, y muy representativa de los absurdos a los que llega la geopolítica a veces. Y es que la posesión de esta franja pantanosa implica, por extensión, dominar una Zona Económica Exclusiva marítima de más de 8.000 kilómetros cuadrados. La disputa, aparentemente ridícula, encuentra sentido en la presencia de importantes cantidades de petróleo y gas natural que se encuentran bajo el lecho marino, y que incrementarían enormemente el potencial energético del país que se adueñe de ellos. También hay en juego un importante potencial pesquero.

Línea verde: frontera reclamada por Pakistán. Línea roja: frontera reclamada por India. Esta frontera, prolongada 200 millas mar adentro, decide a quién pertenece una ZEE de miles de kilómetros cuadrados y rica en gas natural, petróleo y bancos de pesca.

Otro problema de Pakistán que causa gran alarma internacional es que se trata del único Estado musulmán armado con cabezas nucleares. Si el Estado pakistaní falla, una o varias cabezas nucleares pueden acabar "fortuitamente" en manos de alguna facción musulmana radical. Estas cabezas nucleares podrían "desaparecer del registro" durante algún tiempo, hasta que reapareciesen en el momento más oportuno, quizás en manos de alguna organización terrorista, por ejemplo para lanzar un ultimátum, o bien siendo detonadas en atentados de falsa bandera que podrían dar otro empujón a la geoestrategia de las potencias atlantistas. Por ello, las cabezas nucleares pakistaníes causan honda preocupación en el mundo.



IRÁN EL ATAQUE GLOBALISTA CONTRA SIRIA Y LA IMPORTANCIA ABSOLUTA DE PENTALASIA EN EL GRAN TABLERO 

Irán es una potencia regional por derecho propio y con rasgos de potencia internacional, al estilo de países emergentes como Brasil o Sudáfrica, hasta tal punto que el futuro del planeta está indisolublemente ligado a lo que pase en Irán. Es el Estado mejor situado para dominar Oriente Medio y, junto con Rusia, el mejor situado para monopolizar las rutas entre el Gran Oriente y el Gran Occidente. De hecho, en muchos sentidos, Irán es una Rusia del Sur, y abundan los linajes genéticos paternos R1a (los mismos asociados al mundo eslavo, los escitas, los indo-arios, la cultura de hachas de combate del Volga y la cultura de los Kurganes). Durante la Antigüedad, el Imperio Persa ―que se corresponde con la esfera de influencia del Irán moderno― compartía fronteras con el Imperio Romano al Oeste e India al Este, y dominando también rutas hacia China. Este simple hecho habla volúmenes en cuanto al destino histórico y geopolítico de Teherán. Irán es la única potencia nuclear de Oriente Medio junto con Israel, y el único país que, con Israel, posee textos y tradiciones que se remontan a la Edad de los Metales.

Máxima extensión de la influencia persa. Su papel como intermediaria entre Europa y "las Indias" (codiciadas desde hace mucho por Occidente, como hemos visto en la primera parte) es evidente. Esta esfera de influencia, transplantada a nuestros días, significaría automáticamente que Irán se convierte en el país Nº1 en reservas de petróleo y gas natural y que dominaría de forma indiscutible Pentalasia y los estrechos de Hormuz, Mandeb, Suez, Dardanelos y Bósforo ―con todo lo que ello implica.

Viene a cuento recordar que, en la Persia sasánida del Siglo VI, en el palacio de Ctesifonte, había varios asientos vacíos bajo el trono imperial, supuestamente destinados a los emperadores de Roma, China y el rey de los nómadas de Asia Central. Durante la época de los imperios coloniales, Irán fue el único país en la zona, junto con la mutilada Turquía, en no caer en manos extranjeras, si bien la influencia tanto británica (en el Golfo Pérsico y el Índico) como rusa (hacia el Cáucaso y el Caspio) eran importantes. Es la época de la Anglo-Persian Oil Company (antepasada de la actual British Petroleum) y de su influencia en el Golfo Pérsico. En 1925, Reza Khan, Primer Ministro y antiguo general de la Brigada de Cosacos Persas, dio un golpe de Estado y se impuso como "Sha" (un vocablo iranio emparentado con el "ksatriya" hindú y que significa algo así como "señor") de Persia. Debido a sus afinidades con Alemania (incluso cambió el nombre de Persia por el de Irán, "tierra de los arios", en un guiño ideológico nazi), Reza Sha fue obligado por los británicos y los soviéticos a abdicar en su hijo, Mohammad Reza Pahlavi. Los aliados temían que los alemanes, entrando desde el Cáucaso, pudiesen enlazar con Irán (y de ahí a India y Tibet, donde Alemania tenía muchos simpatizantes) y causar serios problemas en territorios tanto británicos como soviéticos y franceses. Además, los británicos le habían echado ya el ojo al ferrocarril trans-iraní como vía de suministro para abastecer a la URSS. A través de Persia, Winston Churchill apuntaló el esfuerzo de guerra soviético con ingentes envíos de material militar y materias primas. La compañía estadounidense Occidental Petroleum (actual Oxy), de Armand Hammer, también acordó sacar petróleo soviético del Caspio a través de esta ruta.

En 1951, el Dr. Mohammad Mossadegh fue elegido Primer Ministro de Irán y emprendió un programa soberanista que nacionalizó la industria petrolera iraní y sus reservas de crudo, aniquilando el monopolio de Londres. El Gobierno británico, con Winston Churchill a la cabeza, respondió con el primer embargo naval de petróleo iraní, emprendió una campaña de sanciones económicas para arruinar y aislar al país, congeló los activos iraníes y conspiró con el presidente estadounidense Eisenhower para, en 1953, lanzar la Operación Ajax (conocida en Irán como golpe de 28 Mordad 1338), básicamente un golpe de Estado patrocinado por los servicios de Inteligencia angloamericanos. Mossadegh, que era enormemente popular en Irán, fue arrestado, y su gobierno cambiado por uno al mando del sha, totalmente teledirigido desde Londres y bien avenido tanto con Israel como con EEUU y Arabia Saudí. 

El régimen iraní comenzó a reorganizarse siguiendo el ejemplo de las petro-dictaduras árabes del Golfo y la Libia del rey Idris. Durante décadas, el servicio de Inteligencia del sha, el SAVAK, aterrorizaría a buena parte de la población y sería temido y odiado cordialmente por sus tácticas brutales a la hora de reprimir toda oposición al régimen (esencialmente religiosos chiítas y activistas comunistas). El descontento popular culminó con la Revolución Islámica de 1979, encabezada por el ayatolá Jomeini, que instauró una especie de teocracia nacionalista chiíta, volvió a implantar un programa político soberanista, expulsó a la British Petroleum, formó la Guardia Revolucionaria ―un cuerpo militar de élite que persiguió y ejecutó a los jefes del SAVAK― y llevó al cabo una larguísima y cruenta guerra contra el Iraq de Saddam Hussein, sostenido por los angloamericanos. Esta guerra, en la que Iraq empleó armas químicas con pleno conocimiento de Occidente, puso de manifiesto el enorme poder magnético que la religión chiíta ejercía sobre las masas en Irán, dándoles fuerzas para llevar al cabo alegremente los mayores sacrificios y acometer acciones kamikazes que hundían la moral del enemigo.

El papel de Irán como nexo no se detiene en su bisagra Este-Oeste. De todos los países con costa en el Índico, Irán es el que se encuentra más cerca del Mediterráneo, del Caspio, de Rusia, del Heartland, de Israel y del espacio ex-soviético. Su posición única, en pleno Pentalaso o Pentalasia (tierra de los cinco mares), lo convierte en una bisagra que conecta al Índico y al Golfo Pérsico con una delicada arquitectura geopolítica que llega al Cáucaso, Turquía, Israel, Asia Central, Rusia… y a Europa.

Pentalasia es la región-bisagra por excelencia, ya que une cinco espacios marítimos totalmente diferentes y de una importancia inconmensurable. Por si fuera poco, la región está repleta de hidrocarburos. No existe en el mundo otro caso igual, y no es de extrañar que se trate del entorno más delicado de todo el planeta. Se comprende por qué el interés del atlantismo en ocuparlo y desestabilizarlo (Israel, Iraq, Siria, Líbano, Kurdistán): si este espacio se vertebrase y estabilizase bajo un poder soberano (como estuvo a punto de pasar con el panarabismo, o como podría pasar con Irán y Siria a través de Iraq), le restaría una enorme importancia a las rutas marítimas, que son la gran baza de las potencias oceánicas.

Irán llega a la historia moderna como el único Estado del mundo que tiene mar en el Índico, el Caspio y el Golfo Pérsico, además de tierra en Pentalasia y en el Heartland eurasiático. Dice Robert Kaplan en "La venganza de la geografía" que Irán es "el verdadero nexo universal de Oriente Medio". Además, si miramos el mapa Eurasia balcanizada, veremos que Irán se encuentra también situado en los "Balcanes Eurasiáticos", en la "Zona Central de Inestabilidad" y en el "Nuevo Pivote Global".

Todos los caminos por mar y tierra llevan a Pentalasia. Desde hace milenios, ninguna superpotencia es digna de tal nombre si no intenta dominar este pentágono o alguna región, ruta, puerto o recurso del mismo. En este crucial nudo de rutas surgieron las primeras sociedades civilizadas. Desde la mezcla entre neandertales y "humanos modernos" hasta la aparición de la raza arménida próximo-oriental, desde el ascenso de la Cultura Natufiense hasta la expansión de la revolución neolítica y hasta nuestros días, pasando por sumerios, acadios, asirios, egipcios, hititas, mitanios, fenicios, judíos, babilonios, caldeos, persas, macedonios, romanos, bizantinos, árabes, cruzados europeos, mongoles, otomanos, potencias colonialistas, armenios (el genocidio armenio por parte de Turquía fue una maniobra para expulsar a Rusia de Pentalasia), panarabistas baasistas, israelíes, kurdos, estadounidenses, multinacionales petroleras, oleoductos como el BTC… Pentalasia siempre ha sido una cita ineludible en el destino de la humanidad ―una ventana hacia nuestro futuro. El geógrafo inglés Halford J. Mackinder, uno de los padres de la geopolítica moderna, anticipó la idea de Pentalasia al mencionar dos veces "land of the Five Seas" en su artículo "The Geographical Pivot of History", asimilando el concepto a "Próximo Oriente". Según él, la zona aproximada del mapa es "the most vital of modern highways".

El régimen de Teherán no sólo es nexo, sino también un potencial muro de contención, ya que se trata de una meseta elevada y plagada de montañas, una suerte de fortaleza natural. Peter Brown, historiador de la Universidad de Princeton, afirma que Irán es "la Castilla de Oriente", en cuyo caso Hormuz sustiruiría a Gibraltar. Es un espacio fácilmente defendible, bien poblado (75 millones de habitantes, como Turquía), con mejores medios materiales y económicos y más población que el Iraq de Saddam Hussein, pero con la complicada orografía de Afganistán y con salidas marítimas excelentes. Expandiendo su influencia hacia el Mediterráneo, Irán puede aislar al mundo petro-árabe del resto de Eurasia y también sería capaz de aislar a Turquía de los recursos del Golfo. Los desafíos regionales de Irán son: el Estado de Israel, las petro-monarquías árabes y la presencia desestabilizadora de EEUU y Reino Unido en la región.

Tanto Turquía como Israel y las petro-dictaduras árabes, tienen aspiraciones de dominio regional en Pentalasia. Sin embargo, la potencia mejor situada para ello es Irán, que ya lo gobernó en el pasado (medos, persas, aqueménidas, partos, sasánidas, etc.). Teherán, aliado con Siria, Iraq, Líbano y las comunidades chiítas, alahuitas, cristianas, drusas, ismaelitas, sufíes, etc., podría jugar un papel importantísimo en la estabilización de este espacio y por tanto en la paz mundial. Para evitarlo, el atlantismo financia el radicalismo sunnita (especialmente de corrientes salafistas-wahabitas relacionadas con Arabia Saudí) y hace lo que puede (por ejemplo, atentados con bomba en ciudades santas chiítas de Iraq) para atizar el odio sectario entre chiítas y sunnitas, quizás con la esperanza de causar una macroguerra civil religiosa en la región.

Irán es además, junto con Emiratos Árabes y Omán, el único país del Golfo Pérsico que posee costa también en el Índico. El atlantismo apoya decididamente a las petro-dictaduras árabes (Arabia Saudí, Qatar, Emiratos, Bahréin), pero sin embargo, Irán está mucho mejor situado que ningún otro país del mundo para dominar el Golfo Pérsico, ya que:

1. Domina el superestratégico Estrecho de Hormuz, por donde transita el 40% del tráfico petrolero mundial (incluyendo el 40% del petróleo chino). Si Irán cierra este estrecho (algo que sería considerado acto de guerra), las consecuencias internacionales serían difíciles de calcular. Recientemente, Emiratos Árabes ha inaugurado un oleoducto que conecta al Golfo Pérsico con el Mar Arábigo (parte del Índico) saltándose el control iraní de Hormuz.

El oleoducto Habshan-Fujairah, o ADCOP, tiene una capacidad de 1,5 millones de barriles de crudo al día (tres veces más que el tráfico petrolero en el Canal de Panamá) y su trazado está diseñado para aliviar su dependencia del estrecho de Hormuz, por donde transitan más de 30 millones de barriles de crudo al día. Las islas señaladas (Tunb Mayor y Menor, Abu Musa) están disputadas entre Irán y Emiratos.

2. Tiene más costa en el Golfo Pérsico que ningún otro país, con 2510 km (el siguiente en importancia es Emiratos, con 1358 km). Además su costa está salpicada de bahías, islas, ensenadas, calas y otros puertos naturales, perfectos para esconder lanchas suicidas que ataquen petroleros. Lo "normal", geopolíticamente hablando, sería que las actividades comerciales y financieras del Golfo Pérsico, que suponen un tráfico fabuloso de capital cada día, tuviesen lugar en Irán, y que el principal centro financiero del Golfo Pérsico no fuese la emiratense Dubai, sino la isla pérsica de Kish (destinada a convertirse en la Dubai de Irán, en parte gracias a arquitectos alemanes), declarada "zona de libre comercio" por Teherán, al estilo de similares zonas en China. En Kish está ubicada la bolsa petrolera iraní, un mercado de valores bursátiles petroleros en divisas distintas al dólar (euros, riales, rublos, renminbis y yenes principalmente), y que constituye casi una declaración de guerra a EEUU, atacándole donde más le duele: en su monopolio sobre el petrodólar creado de la nada como divisa de comercio internacional. Kish tiende a restarle protagonismo a la fastuosa ciudad emiratense de Dubai, sede del Dubai Exchange ―el trono supremo del petrodólar, controlado férreamente por el NYMEX (New York Mercantile Exchange) neoyorkino (a su vez controlado por Morgan Stanley, Goldman Sachs y otros capitales de Nueva York y Londres), el ICE Futures (Inter Continental Exchange), el London IPE (International Petroleum Exchange) y el London International Commodity Exchange. Todas estas entidades llevan al cabo sus negocios en dólares. La bolsa de Kish fue abierta en Agosto de 2011 y en sus primeras transacciones empleó el euro y el dirham emiratense.

La estratégica isla de Kish es sede del comercio internacional iraní y compite directamente con la vecina meridional Dubai, de los Emiratos Árabes Unidos. La pequeña isla pérsica, de 20.000 habitantes, recibe 1,5 millones de visitantes al año (y creciendo) y es una de las causas del miedo a que Dubai caiga. El simple nombre "Golfo Pérsico" es algo que pone los pelos de punta en las petro-dictaduras árabes, que prefieren llamarlo "Golfo Árabe". Googlemaps, por su parte, causó polémica al negarse a etiquetar el nombre del Golfo.

3. La mayor parte de la población de la costa del Golfo Pérsico es de religión chiíta. Afirma un dicho que "el Islam no conquistó a Persia, sino que Persia conquistó al Islam", queriendo decir que en Irán se dio una indoeuropeización y des-semitización del Islam, que desembocó en la religiosidad chiíta, más jerarquizada que el sunnismo, con un clero plenamente organizado y con claras reminiscencias mazdeas, zoroastras y maniqueas. Los abasíes (o abbasidas) de Bagdad habrían sucumbido a las tradiciones administrativas y culturales persas del mismo modo que los Omeya de Damasco lo habrían hecho ante las bizantinas. En todo Oriente Medio, los chiítas son una potencial quinta columna de Irán: constituyen el 66% de la población de Iraq y de Bahrein (un petro-Estado insular dominado por una monarquía sunnita que ha reprimido duramente a la mayoría chiíta sin que la "comunidad internacional" moviese un dedo), el 33% de Kuwait, el 20% de Arabia Saudí (concentrados en las provincias del Golfo Pérsico, las más ricas en petróleo) y el 10% de Emiratos y Qatar. Existen también importantes poblaciones chiítas en Azerbaiyán (65%), Yemen (40%), Líbano (33%) y Siria (15%), además de Pakistán, Turquía, India, Afganistán y otros. Estas comunidades son esenciales en la vertebración del "nuevo imperio persa" ―la esfera de influencia de Irán― y ponen muy nerviosos a los regímenes petro-árabes, que esperan contener la influencia chiíta financiando corrientes religiosas radicales como el salafismo-wahhabismo.


Irán tiene ambiciones de convertirse en algo así como un "Reich de todos los chiítas y persas".

Como hemos visto, es del todo imposible exagerar la importancia estratégica de Irán. Las mal llamadas "sanciones de la comunidad internacional" tienen en realidad el efecto de arrojar a Irán a los brazos de China, Rusia, Turquía e India (que hacen caso omiso de las sanciones), y representan sólo el miedo del atlantismo a que Irán logre reconstruir su antigua esfera de influencia, llevarse bien con Europa y estabilizar vastos espacios terrestres que albergan rutas importantísimas, capaces de quitarle gran protagonismo a las vías marítimas dominadas por el atlantismo. Las reacciones paranoicas de Washington en contra de Irán tienen por objetivo:

 Proteger al Estado de Israel de Irán como rival económico, energético y geopolítico en general. En palabras del Presidente de los Estados Unidos y premio Nobel de la paz Barak Hussein Obama, "la seguridad de Israel es sacrosanta". La causa hay que buscarla en el inmenso poder que tiene el lobby sionista en EEUU.

 Desestabilizar todas las fronteras iraníes y evitar que Irán se conecte territorialmente con Pakistán, Iraq, Siria, Líbano, India, Rusia y China, especialmente mediante proyectos energéticos (oleoductos, gasoductos, etc.). Desde tiempos inmemoriales, como "imperio intermedio" entre el romano y el chino, los persas, para prosperar, necesitaban puertos en el Mediterráneo y rutas hacia Asia Oriental. El atlantismo debe frustrar esta posibilidad, evitando, por ejemplo, la consolidación de proyectos como el gasoducto IPI.

El proyectado gasoducto IPI. La parte pakistaní será inaugurada, "si todo va bien", en 2014. El proyecto está apoyado por China y Rusia entre otros. El hub iraní de Asaluyeh también pretende ser el punto de partida para un gasoducto que atraviese Irán, Iraq y Siria, saliendo al Mediterráneo por el pueto de Baniyas. De consumarse todos estos planes (cosa muy difícil en vista de la estrategia atlantista de desestabilización y balcanización), habría una "ruta comercial" directa entre el Mediterráneo e India.

 Rodear Irán de un anillo de bases militares atlantistas (Iraq, Emiratos, Bahréin, Afganistán) y Estados satélites del atlantismo (Georgia, Azerbaiyán [4], Arabia Saudí), así como masificar efectivos en su entorno para presionarlo y quizás forzarlo a defenderse, lo cual serviría de pretexto para atacarlo militarmente. Emiratos Árabes parece ser el país donde esta concentración de efectivos será más fuerte, con varias instalaciones estadounidenses (base de drones, base naval, centro de Inteligencia de la CIA y complejo de entrenamiento de la compañía militar privada Academi ―antigua Blackwater/Xe Services). También Azerbaiyán está sirviendo de puntal de Israel en la región. Junto con la oficina talibán en Qatar y otras instalaciones, se está formando en el Golfo una infraestructura de reclutamiento, entrenamiento y financiación de mercenarios yihadistas que le hacen el trabajo sucio al atlantismo en Siria, Pakistán, Chechenia, Libia, Somalia, el Magreb y donde sea necesario.

• Evitar que Irán se conecte con China, especialmente a través de un gasoducto a través del espacio ex-soviético de Asia Central, o simplemente prolongando el IPI.

 Cortar de tajo cualquier intento persa de acercarse al Mediterráneo ―incluyendo Siria. Esto implica desestabilizar Iraq como zona de paso, y Siria y Líbano como sus grandes aliados en el Mediterráneo. Las insurrecciones promovidas en Siria por el atlantismo, pueden interpretarse en gran parte como el deseo de Israel y Turquía de apropiarse del gas natural sirio (todo el Mediterráneo Oriental está repleto de gas natural, se ha calculado recientemente que frente a las costas de Egipto, Gaza, Israel, Líbano, Siria y Turquía puede haber 3,5 billones de metros cúbicos), del gasoducto árabe (notar las importantes ramificaciones en Homs, ciudad donde ha habido gravísimos enfrentamientos y atrocidades de los "rebeldes"), así como evitar la construcción de dos oleoductos (acordados en Septiembre de 2010) y un gasoducto llamado Gasoducto Islámico (Julio de 2011) que unirían los campos petrolíferos iraquíes de Akkas y Kirkuk, y el masivo campo gasífero iraní de Pars del Sur, con el puerto sirio de Baniyas (una ciudad cercana a la base naval rusa de Tartus, y donde también ha habido fuertes conflictos financiados desde el extranjero)[5], con Damasco y hasta con Líbano. Eso equivaldría, entre otras cosas, a restaurar la ruta del destruido oleoducto Kirkuk-Baniyas, que fue bombardeado por EEUU cuando invadió Iraq en 2003. El objetivo de todos estos "heréticos" ductos Irán-Iraq-Siria: abastecer energéticamente a Europa sin pasar por aguas o tierras controladas por el atlantismo y, para colmo, siguiendo vías geográficas "lógicas" en plena armonía con la antigua Ruta de la Seda. La pequeña pero influyente petro-monarquía de Qatar ve estos proyectos como rivales de su ideal, que sería "Qatar-Arabia Saudí-Jordania-Golfo de Aqaba-Golfo de Suez-Mediterráneo", y que aumentaría también la influencia israelí en Pentalasia.

Los proyectos del eje Líbano-Siria-Iraq-Irán (verde) luchan con los proyectos del eje Turquía-Israel-Egipto-Jordania-Arabia Saudí-Qatar (rojo oscuro). EEUU apoya a estos últimos, ya que los proyectos verdes conectarían con el gasoducto IPI (Irán-Pakistán-India), lo cual implicaría una ruta comercial estable y vertebradora de buenas relaciones, directamente desde India y China al Mediterráneo. Es por ello que la OTAN y los países de los proyectos rojos intentan sembrar de inestabilidades todas las áreas por donde transitarían los proyectos verdes. Éste es, en gran medida, el secreto tras los conflictos en Líbano, Siria, Kurdistán, Iraq, Irán, Pakistán, etc. El objetivo es el mismo que durante la época de las Cruzadas: controlar las rutas que llevan al Mediterráneo Oriental, establecer puertos estratégicos y convertirse en el "grifo comercial" (en este caso energético) de Europa. Jordania espera que su enclave estratégico de Aqaba pueda convertirse en una especie de Dubai del Mar Rojo.

El establecimiento en Siria de importantes hubs energéticos costeros como Baniyas, patrocinados por Rusia, le haría la competencia directa al puerto turco de Ceyhan, patrocinado por EEUU. Líbano, dominado de facto por Hezbolá (una milicia chiíta fundada por agentes de la Guardia Revolucionaria iraní), se ha convertido en un protectorado iraní y materializa la voluntad persa de llegar al Mediterráneo. Tanto Siria como Líbano tienen contenciosos territoriales pendientes con Israel, que en buena medida giran entorno al gas natural submarino, los acuíferos y el dominio de las montañas.

La formación del eje Irán-Iraq-Siria-Hezbolá (la llamada "Resistencia") está patrocinada por Moscú. Es oportuno recordar que, a principios de 2010, la Secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, conminó a Damasco a "distanciarse de la Resistencia". La provocativa respuesta del Presidente sirio Bashar al-Assad fue reunirse en público con Ahmadineyad (Presidente de Irán) y con Hassan Nasrallah (Secretario General de Hezbolá), firmar con ellos un documento titulado humorísticamente "Tratado de Distancia Reducida" y declarar que debió entender mal la traducción de las palabras de Clinton. El humor del Presidente sirio no debió hacer mucha gracia en Washington: Obama respondió prolongando 2 años las sanciones contra Siria [6].

El oleoducto Kirkuk-Baniyas, que conectaba a dos Estados árabes laicos, moderados y de tendencia panarabista (Siria e Iraq) fue construido en 1952 y transportó petróleo iraquí hacia el Mediterráneo hasta que fue destruido por EEUU en 2003. En Septiembre de 2010, se acordó volver a construir un proyecto similar, y en Julio del año siguiente, se acordó la construcción del Gasoducto Islámico, el mayor proyecto gasífero de Oriente Medio, que conectaría Irán, Iraq y Siria. Ese mismo año, Siria fue oportunamente desestabilizada. El ducto de la imagen compite claramente con el Kirkuk-Ceyhan, que beneficia a Turquía y a la OTAN. 

La causa de que la "comunidad internacional" (en realidad los países dominados por EEUU) esté tan interesada en eliminar al Presidente sirio Bashar al-Assad es porque desde Mayo de 2009 había estado promoviendo su llamada "estrategia de los cuatro mares": convertir Siria en una encrucijada de rutas energéticas del Caspio, el Mar Negro, el Mediterráneo y el Golfo Pérsico. En realidad, a través del gasoducto árabe (AGP), Siria tendría también un pie en el Mar Rojo, ejerciendo más bien una estrategia de cinco mares: la estrategia de dominio de Pentalasia. Assad afirmaba:

Cuando el espacio económico entre Siria, Turquía, Irán e Iraq esté integrado, enlazaríamos el Mediterráneo, el Caspio, el Mar Negro y el Golfo (...). Una vez que enlacemos estos cuatro mares, nos convertiremos en la intersección obligada del mundo entero en inversiones, transportes y más (...). Estamos hablando del centro del mundo.

Siria, como Irán, también se encuentra rodeada de un anillo de bases atlantistas.

• Promover "rutas comerciales" (es decir, oleoductos y gasoductos) que eviten expresamente pasar por Irán, Armenia, Rusia y Siria, promocionando otros actores geopolíticos como Azerbaiyán, Georgia, Turquía e Israel. En estos espacios, Israel colabora activamente brindando servicios de seguridad y vigilancia, en la práctica militarizando la región. Israel, que quiere erigirse en grifo energético de Europa (lo cual difícilmente podrá hacer si no domina toda Pentalasia en una estrategia de Eretz Israel), pretende reconstruir un oleoducto (el viejo Mosul-Haifa) y construir un nuevo gasoducto desde Iraq hasta el puerto de Haifa, algo que de momento la fuerte influencia iraní en la región ha bloqueado. De consumarse este proyecto (y la ocupación de Iraq tenía mucho que ver cone ello), a Israel le interesaría un Kurdistán libre, que dependiese de Tel-Aviv para obtener beneficios petroleros y que le diese a Israel una influencia decisiva en Pentalasia. Israel también pretende unir el importante hub energético turco de Ceyhan con el puerto israelí de Ashkelón mediante un oleoducto submarino que evite expresamente pasar por Siria. La estrategia de Tel-Aviv es que todos los oleoductos y gasoductos procedentes del Caspio, del Golfo Pérsico y de Sudán, pasen por su territorio.

Estos dos proyectos son vitales para la seguridad energética y los intereses estratégicos de Israel. Desde Ceyhan, Israel recibiría petróleo del Caspio, y desde Mosul y Kirkuk, petróleo y gas natural kurdo. Este último proyecto necesita expulsar poner fin a la creciente influencia iraní en Iraq, neutralizar la rivalidad siria y asegurar definitivamente los Altos del Golán, un territorio sirio ocupado por el Ejército israelí.

 Evitar que Irán torpedee el negocio del petrodólar con sus iniciativas financieras tendentes a restarle protagonismo a dicha moneda en su papel de divisa del comercio internacional: Irán ha aceptado euros a cambio de petróleo desde 2003. En 2007, Teherán dejó de facturar el petróleo en dólares, sintiéndose fuerte tras la victoria de Hezbollah (un movimiento político-militar sostenido por Irán) en la Guerra de Líbano de 2006. En 2011 abrió la bolsa de Kish y recientemente, India ha comenzado a pagar el petróleo iraní con oro, esperándose que China pueda seguir el mismo ejemplo. Vale la pena recordar que el USD, o dólar estadounidense, se emplea, además de en EEUU, en El Salvador, Ecuador y Panamá, y que las divisas del Consejo de Cooperación del Golfo (Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Qatar, Omán y Bahrein), Jordania, Líbano, Eritrea, Yibuti, Belize y varias islas caribeñas, están atadas al dólar, ya que tienen cambio fijo con respecto a él. El EUR (euro), además de ser usado en la eurozona de la UE, es empleado en Montenegro y la provincia serbia de Kosovo, mientras que las divisas de Bosnia, Bulgaria, Dinamarca, Letonia, Lituania, Cabo Verde, Islas Comores, Marruecos, Santo Tomé y Príncipe, las dos zonas africanas del franco-CFA (Colonias Francesas de África), la zona del franco-CFP (Colonias Francesas del Pacífico), Groenlandia y otras dependencias insulares, tienen un cambio fijo respecto al euro. Estas zonas de influencia financiera se sostienen, entre otras cosas, con el comercio de petróleo y gas natural en sus respectivas divisas. Los países que se salen de los petrodólares o los petroeuros, están saboteando todo este entramado global, e Irán está tendiendo a crear su propio coto de caza financiero.

 Evitar que Irán se convierta en la segunda potencia nuclear de Oriente Medio (después de Israel, un país que se ha negado a firmar el Tratado de No-Proliferación) para salvaguardar la hegemonía atlantista en la zona y para evitar que la mayor autarquía energética le permita destinar más hidrocarburos a la exportación. El sabotaje del programa nuclear iraní también brinda el pretexto perfecto para llevar al cabo operaciones encubiertas en territorio iraní: secuestros y asesinatos de científicos, políticos y altos mandos militares, generalmente con ayuda del Mossad. El 28 de Septiembre de 2012, Obama sacó de la lista de organizaciones terroristas a la MKO (Organización Muyahidín e-Khalq), una milicia fundamentalista basada en Iraq, que actúa con apoyo estadounidense en contra de intereses iraníes desde los años 80.

• Sabotear a Irán como vía de paso obligado para el agua de Asia Central. Se está planeando la construcción de un acueducto desde acuíferos de Tayikistán (una nación de etnia persa) hasta los sedientos países árabes. El acueducto pasará necesariamente por Irán y le daría un enorme poder sobre las desérticas petro-dictaduras del Golfo Pérsico.

• Evitar que Irán vertebre a todas las etnias persas, por ejemplo mediante la Alianza de Países Persahablantes, creada en Julio de 2006. También hay que tener en cuenta la esfera cultural persa. El árabe de Iraq, el darí de Afganistán, el tayico de Tayikistán y Afganistán, el urdu de Pakistán y el bengalí de India y Bangladés son, o bien variantes del persa o idiomas con fuerte influencia pérsica. Esto significa que se puede viajar desde Bagdad hasta Dhaka sin dejar de permanecer a cierta esfera de influencia pérsica. El persa era la lengua que usaban los otomanos en el mundo diplomático y constituyó el idioma oficial de India hasta 1835, decayendo de tal modo que, con la llegada de los ingleses, era el segundo idioma del país y el preferido como lingua franca por las élites. El sufijo "-istán", que significa "lugar", es de origen persa. El interés del atlantismo en divorciar a Irán de Asia Central y Rusia pudo verse con la caída del imperio soviético en 1991: Azerbaiyán adoptó el alfabeto latino y la lengua turca para la enseñanza.

 Aislar a Irán de la "comunidad internacional", estrategia que no está siendo coronada con el éxito, en vista de las relaciones de Irán con los BRICS (Brasil-Rusia-India-China-Sudáfrica), Turquía, Líbano, Siria, Iraq, Afganistán, toda Asia Central, Armenia, Serbia, Sudán, Nigeria, Eritrea, Costa de Marfil, Yemen, Venezuela, Kazajistán y muchos otros que se han negado a unirse a las sanciones contra Teherán.

• Evitar que Irán promueva sectores disidentes en Occidente del mismo modo que EEUU lo hace en Oriente. Teherán potencia el revisionismo del holocausto judío, da bombo a personalidades antisionistas como el estadounidense David Duke, afirma directamente que el 11-S fue un atentado de falsa bandera y financió al fallecido político austriaco Jörg Haider (del mismo modo que Gadafi financiaba al británico Nick Griffin).

 Evitar que Irán se convierta en el "grifo energético" de la Unión Europea (que antes de las sanciones, compraba el 20% de su petróleo) y entable lazos lucrativos con nuestro continente, especialmente con Alemania (que antes de la última ronda de sanciones era el segundo socio comercial de Irán, después de China), Austria (de la que el presidente de la Cámara Iraní de Comercio dijo que era "la puerta de entrada de Irán a la UE", en parte gracias a los negocios de la petrolera OMV), Francia (importantes negocios de la petrolera Total antes de la penúltima ronda de sanciones), España (Repsol mantenía importantes intereses en el país, e Irán era nuestro primer suministrador de petróleo, por delante de Libia; la última ronda de sanciones ha tenido el efecto de encarecer el carburante y arrojarnos a los petro-regímenes árabes, que han irrumpido en el mundo del fútbol y la publicidad), Italia (quinto socio comercial de Irán) y Grecia. Dejándose chantajear por Washington y Londres, estos países europeos, a los que hay que añadir también Japón, Corea del Sur y los países del GCC, han demostrado que carecen de soberanía y que no son libres para defender sus verdaderos intereses nacionales en el seno de una geoestrategia lógica y coherente. La UE, por su sumisión al atlantismo, ha perdido la oportunidad de  llevarse bien con Irán y formar un petro-euro que la afirmase respecto a EEUU.

Téngase en cuenta que estas cifras son anteriores a que los bancos iraníes afectados por las sanciones de la UE fuesen desconectados de la red bancaria SWIFT (el hub global de las transacciones electrónicas) en Marzo de 2012. El embargo petrolero de la UE sobre Irán se hizo efectivo en Julio de 2012.

 Evitar que Irán desplace a las petro-dictaduras del Consejo de Cooperación del Golfo y a Jordania, sostenidas por Londres y Washington.

 Exacerbar el sectarismo y el radicalismo religioso en todo lo que hay entre el Sáhara Occidental e Indonesia. Provocar conflictos entre chiítas y sunnitas para desestabilizar la región y quizás provocar una macroguerra civil. La fe y cohesión de los chiítas debe ser contenida con el radicalismo sunnita financiado por Washington y Riyadh. Para evitar la sectarización (y por tanto balcanización) de Oriente Medio, el modelo debería ser el de Hezbollah: un movimiento nacionalista-libanés antes que sectario-religioso. Irán debería apoyarse en etnias y grupos religiosos que suponen un nexo con Occidente, como los cristianos (ortodoxos, armenios, coptos, católicos, maronitas, etc.), los alahuitas, ismaelitas, sufíes, drusos y otros. Washington, en cambio, desea la erradicación de muchas de estas comunidades, ya que tienden a evitar que Occidente y Oriente se divorcien, y son interlocutores perfectamente válidos para unas relaciones pacíficas y ordenadas entre Europa y Oriente Medio. Eso explicaría en buena medida la reciente visita del Papa a Líbano (no hay que olvidar que el Vaticano sigue siendo una potencia internacional a tener en cuenta en el tablero).

 Atizar el odio étnico y el separatismo en Irán, utilizando especialmente a las etnias baluchí y azerí.

 Utilizar la amenaza persa-chiíta para convencer al Consejo de Cooperación del Golfo de la necesidad de una presencia de la OTAN y de una alianza regional anti-iraní de tipo mini-OTAN en la región, que incluye una defensa anti-misiles (eufemismo para "instalaciones misilísticas tanto ofensivas como defensivas") conjunta. Estas maniobras complementan la integración de las estructuras de Inteligencia y mando militar israelí-estadounidenses en Oriente Medio, así como el envío de miles de tropas de EEUU a Israel.



YEMEN

Yemen es uno de los candidatos más razonables a Estado fallido, ya que el gobierno de Sanaa controla apenas un tercio del país. Existe un caos absoluto entre infinidad de facciones, caos que es aprovechado por potencias extranjeras para avanzar sus propias agendas.

Se trata del país que tiene más costa en el estrecho de Mandeb (la "puerta de las lágrimas"), por tanto el mejor situado para dominar un tráfico petrolero que fue calculado por el Departamento de Energía de EEUU como de 3,3 millones de barriles al día, además de un tráfico marítimo de 20.000 barcos al año y el 10% del comercio mundial. Yemen también se encuentra a medio camino entre el Cuerno de África y el Golfo Pérsico y es el único que podría establecer un puente de tierra entre el Índico y el Mar Rojo en el caso de que Bab el-Mandeb fuese bloqueado por una potencia marítima. También es esencial para que el petróleo del Golfo llegue al Canal de Suez y por tanto a Europa. Se trata también, junto con Israel, del trozo de Eurasia más cercano a África. Eso significa que diversas organizaciones terroristas utilizan al país como cabeza de puente para penetrar el continente africano a través del Sahel, avanzando hacia Sudán, Nigeria, Mali y Mauritania, y causando conflictos también en el Cuerno de África. La oportuna presencia de AQMI (Al-Qaeda en el Magreb Islámico) implica que EEUU puede proyectar su poder desde su base militar en Tan-Tan (sur de Marruecos) hasta el corazón de África, especialmente hacia Sudán y Nigeria (petróleo) y Congo-Kinshasa (una de las cuencas mineras más ricas del mundo).

Gran parte de la responsabilidad del caos en Yemen y en todo el Cuerno de África lo tiene Camp Lemmonier, una base estadounidense situada en Yibuti. Francia también mantiene en esta base un destacamento de la Legión Extranjera. Desde esta base, salen drones, soldados de operaciones especiales y agentes de la CIA que operan en Sudán, Yemen, el Cuerno de África y el Mar Rojo. El objetivo: llevar "la lucha contra Al-Qaeda" (en este caso, contra la llamada AQAP, o Al-Qaeda en la Península Arábiga) allá donde se encuentre la escurridiza organización [7]. Algunos "informes" estadounidenses apuntan que Yemen puede convertirse en el nuevo refugio de Al-Qaeda, por delante de Pakistán. Además de un pretexto para llevar al cabo ataques aéreos estadounidenses en territorio yemení (como en Diciembre de 2009), Al-Qaeda supone una cantera de mercenarios para hacerle el trabajo sucio a Washington allá donde más falta haga: Tariq al-Fadhli, un supuesto comandante de la "internacional terrorista", llegó a un acuerdo con EEUU y Arabia Saudí para enviar 5.000 mercenarios a Siria para intentar derrocar a Bashar al-Assad. A través de las porosas fronteras de Yemen pasan yihadistas, inmigrantes ilegales, refugiados, tráfico de armas y de droga (especialmente de khat o qat) y otras formas de contrabando.

Otros factores juegan a favor del caos en Yemen:

 La presencia de comunidades chiítas, concretamente zaydíes, en el noroeste del país, especialmente en la provincia de Saada. Irán, a través del Ejército del Mahdi (milicia chiíta de Iraq que dio muchos problemas a los ocupantes estadounidenses), formó Al-Houthi Zaydi (llamados hutíes u houthistas) en 2004, y desde entonces el grupo, que opera en el noroeste de Yemen, donde los chiítas son mayoría, lucha en una guerra civil contra el gobierno y también contra Arabia Saudí, a la que le encantaría obtener una salida al índico y controlar el estrecho de Mandeb, y que además tiene pánico a la posibilidad de que pueda instaurarse un gobierno pro-iraní en Yemen. Los hutíes no han aceptado el nuevo gobierno yemení formado a raíz de la "primavera árabe".

• Yemen del Sur. Durante la Guerra Fría, Yemen estaba dividido en dos partes. Yemen del Sur se encontraba bajo influencia soviética y, por poseer petróleo, un puerto privilegiado (Adén, que da nombre al golfo con la mayor piratería del mundo en la actualidad) y una isla estratégica (Socotra), era más próspera que su vecina, Yemen del Norte. Las potencias oceánicas verían con mucho agrado que Yemen volviese a ser balcanizado. Tras la unificación en 1990, los yemenís del sur acusan al gobierno de Sanaa de discriminarlos y de explotar sus recursos de manera poco equitativa, con lo que ha surgido una insurgencia separatista armada, el Movimiento de Yemen del Sur. En 1994, hubo una guerra civil en la que los separatistas fueron derrotados por el gobierno de Saleh, que alistó para la lucha a salafistas yihadistas, muyaidines procedentes de Afganistán y similares, incluyendo al mencionado Al-Fadhli. En Abril de 2009, Al-Fadhli abandonó al Presidente yemení Saleh (dictador de facto de Yemen del Norte y ahora de Yemen entero desde 1978), uniéndose a los separatistas del sur. Estando la costa yemení casi totalmente desatendida, muchas poblaciones de Yemen del sur dan cobijo a piratas somalíes que operan en el Golfo de Adén, y muchos líderes políticos yemeníes tienen vínculos con líderes de Puntlandia (región somalí) y del "gobierno" de Somalia.  

Yemen durante la Guerra Fría. Los intereses de las potencias oceánicas tienden a exigir que los pasos marítimos estratégicos se encuentren divididos entre varios países, a fin de que, si un país les sale contestón, puedan aliarse con su vecino. Durante la Guerra Fría, la función balcanizadora la cumplía Yemen del Norte, mientras que Yemen del Sur representaba la vieja ambición rusa de dominar el estrecho de Mandeb y el Mar Rojo. Después de la Guerra Fría, Yemen se unió, pero las potencias oceánicas siguen exigiendo la balcanización de todo este espacio.

• El archipiélago de Socotra es uno de los más estratégicos del mundo, y uno de los motivos por los que tanto EEUU como Rusia le han echado el ojo a Yemen. El portugués Tristán da Cunha conquistó las islas para Portugal a principios del Siglo XVI, integrándolas en el primer collar de perlas de la historia del Índico: el portugués. Durante la Guerra Fría, Socotra, que pertenecía a la comunista Yemen del Sur, albergó una base naval soviética que era clave para mantener la presencia de la URSS en el Índico y su alianza con India. En 1999, Socotra fue escogida por Washington como un lugar para construir "un sistema de señales de inteligencia". Según el periódico de oposición yemení Al-Haq, "la administración de Yemen ha acordado permitir a las Fuerzas Armadas de EEUU el acceso al puerto" y "un nuevo aeropuerto civil en Socotra para promover el turismo había sido construido convenientemente en concordancia con especificaciones militares de EEUU".

En Enero de 2010, el General David Petraeus (por aquel entonces jefe del USCENTCOM y ahora jefe de la CIA) se encontró con el Presidente Saleh, utilizando como excusa la frustración de un ataque terrorista en Detroit, que supuestamente habría sido ordenado por "Al-Qaeda en Yemen". Según informes de Irán, el militar estadounidense tenía por objetivo negociar el establecimiento de una base aérea de EEUU en la isla de Socotra, y puede que también una base naval, a fin de luchar "contra la piratería y Al-Qaeda". Traducción: militarizar vía marítima estratégica. El día anterior a la reunión, Petraeus había anunciado en Bagdad que la "asistencia de seguridad" de EEUU a Yemen se incrementaría desde 70 a más de 150 millones de dólares ―un aumento de 14x desde 2006. Según "Newsweek" (18 de Enero de 2010), los mandatarios también acordaron el uso de aeronaves estadounidenses, quizás también drones, en territorio yemení, así como el empleo de misiles, siempre que fuese aprobado por las autoridades yemeníes. Reveladoramente, unos días antes de la visita de Petraeus, el gabinete yemení había aprobado un préstamo de 14 millones de dólares del Kuwait Fund for Arab Economic Development para apoyar el desarrollo del puerto de Socotra. A la semana siguiente de la visita del general estadounidense, Rusia informó que "no había abandonado sus planes de tener una base para sus naves en la isla de Socotra". Sin embargo, los lazos diplomáticos de Moscú en Yemen habían sido debilitados. Lo que Washington busca es integrar Socotra en su arquitectura de seguridad regional, junto con su bases en Yibuti, Etiopía, Emiratos Árabes, Bahréin, Arabia Saudí y la isla Diego García.

El archipiélago de Socotra se encuentra a sólo 80 km de la costa somalí y por su posición como punto de paso obligado, domina el Golfo de Adén. Por sus aguas territoriales, circula un tráfico marítimo extremadamente denso, incluyendo manufacturas chinas y petróleo con destino a Europa. La UNESCO ha declarado al archipiélago como zona de interés ecológico, por su particular flora y fauna, que ha evolucionó aisladamente durante milenios. Obviamente, otro de los motivos es evitar que la edificación de infraestructuras convierta a las superestratégicas islas en uno de los complejos insulares más influyentes del mundo (como lo puedan ser las Islas Seychelles). Es útil comparar este mapa con el de las ZEE y el de las rutas del Índico.

• Petróleo y agua. El 75% de la economía de Yemen está basada en el petróleo y el Banco Mundial cree que sus reservas estarán terminadas antes de una década. Yemen es también un país muy seco y los acuíferos están siendo explotados por encima de sus posibilidades de recarga. Sin embargo, algunas petroleras creen que en Yemen (del Sur) pueden quedar yacimientos "de clase mundial". Ello incrementaría enormemente el peso geopolítico del país.

La principal perjudicada por estos conflictos es Moscú. Rusia lleva queriendo dominar el estrecho de Bab el-Mandeb desde el malogrado proyecto de Sagallo (en la actual Yibuti) y, en general, el Mar Rojo y el Cuerno de África (desde la época en la que apoyaba la rebelión del Mahdi en Sudán y la lucha del Negus etíope contra los italianos). Con el establecimiento de Yemen del Sur, una base naval soviética en la ultra-estratégica isla yemení de Socotra y otra base naval en Somalia, Moscú se había acercado mucho a su objetivo. Sin embargo, en el momento de escribir estas líneas, la presencia militar extranjera más importante en Yemen es la de EEUU… gracias, especialmente, a Al-Qaeda, a los líderes yihadistas a quienes hay que "cazar" y a la piratería.

Lo único que Rusia sí ha podido sacar de la situación de Yemen es tajada en ventas de armas: la mayor parte de armas del régimen de Saleh son compradas a Rusia y otros países del antiguo bloque comunista. Rusia incluso ha vendido cazas MiG-29 Fulcrum tanto a Sudán como a Yemen. Puesto que es dudoso que las fuerzas aéreas de dichos países tengan pilotos cualificados para manejar estos aparatos, lo más probable es que Rusia proporcione "pilotos mercenarios", como ya ha hecho en muchas ocasiones (por ejemplo, con Etiopía en su guerra contra Eritrea).



SOMALIA

Del mismo modo que el extraño estatus del Sahara Occidental se debe a que es la región del África continental más cercana a EEUU, también la situación del Cuerno de África tiene mucho que ver con que es la porción del continente negro más cercana al Golfo Pérsico, a India y a China: desde Somalia a Pakistán o a los Emiratos Árabes hay una distancia similar a la que media entre España y Grecia. Es también el país africano mejor situado para dominar el Índico, con su forma de cuña y el Cabo Guardafui apuntando hacia Pakistán. Somalia domina además la orilla sur del Golfo de Adén y, hasta cierto punto, el estrecho de Mandeb.

Por su posición geográfica y su naturaleza étnica, Somalia está plagada de inestabilidades y se ha hecho un hueco en la cultura popular como el Estado fallido por excelencia, el ejemplo perfecto de país "madmaxista" o en condiciones de caos total, desde que Siyad Barre, jefe del último gobierno central mínimamente digno de tal nombre, fue derrocado en 1991 por una combinación de militares golpistas, milicias apoyadas por Etiopía, secesionistas y el Congreso Somalí Unido de Mohamed Farrah Aidid. Desde entonces, Somalia colapsó en un caos de milicias, clanes y señores de la guerra locales. ¿Cuáles son aproximadamente los entresijos de todo este caos?

Para entender la situación actual de Somalia, hay que remontarse como mínimo a las intervenciones militates de EEUU a finales del siglo pasado. En 1992, Washington mandó tropas al malparado país y, en 1993, los Rangers y Fuerzas Especiales de EEUU protagonizaron la extraordinaria gesta militar de la que trata la película "Black Hawk derribado". Poco después de la operación "Libertad Duradera", Washington ordenaba más operaciones especiales en Somalia. En 2006, una intervención militar de Etiopía (presionada por George Bush), combinada con la acción de la milicia yihadista-salafista Al-Shabaab, evitó que la Unión de Tribunales Islámicos (apoyada por Hezbollah e Irán a la vez que Hezbollah derrotaba al Ejército israelí) pusiese orden en el país. En 2009, las tropas etíopes abandonaron Somalia dejándola en peor estado que antes, con Al-Shabaab dominando una amplia región, y en Otoño de ese año (siguiendo "informes" de la Inteligencia británica según los cuales muchos militantes de Al-Qaeda de la frontera AFPAK se estaban "deslocalizando" a Yemen y Somalia), Washington llevó al cabo devastadores ataques de helicóptero en el sur del país. La emergente Kenia invadió Somalia en Octubre de 2011, guardando Etiopía un silencio sepulcral. Cabe esperar una rivalidad entre Nairobi y Adis-Abeba por el control del cuerno de África. Los verdaderos intereses de Kenia en realidad no tienen nada que ver con la "lucha contra el terror"; combatir a Al-Shabaab es un pretexto para anexionarse buena parte de la provincia meridional de Jubbalandia, conocida históricamente como Azania, y coquetear tanto con EEUU como con China en su búsqueda del mejor postor. Como no podía ser de otra manera, también hay de por medio petróleo (hay informes sobre políticos kenianos firmando acuerdos con la petrolera francesa Total en el sur de Somalia) y agua (que escasea en Kenia).

El antiguo protectorado británico de Somalilandia declaró la independencia unilateralmente en 1991 cuando colapsó el gobierno de Mogadiscio. Habitada por unas 3 millones de personas, se trata de la región más estable de Somalia, en gran parte porque se trata de la única salida al mar de Etiopía, un Estado-cliente de EEUU e Israel. Somalilandia también está bien vista por el atlantismo debido a la laxitud de sus leyes marítimas y su reticencia a intervenir el tráfico naval. Las guerrillas somalíes que se enfrentan al gobierno de Adis-Abeba en la provincia etíope de Ogaden, tienden a perturbar esta salida de etiopía. El único motivo por el que Somalilandia no ha sido reconocida como Estado independiente es por la negativa de Egipto, ya que Somalilandia es clave para la salida al mar de Etiopía, un Estado al que El Cairo considera amenaza potencial debido a su control sobre las fuentes del Nilo Azul, sin el cual Egipto no sería nada.



Puntlandia declaró autonomía en 1998, alegando su lealtad a Mogadiscio pero también la necesidad de auto-administrarse en vista de que el gobierno central tiene problemas hasta para controlar sus calles en la capital. Puntlandia es vista como un refugio de piratas, terroristas y tratos turbios con políticos de Yemen, Irán y la antigua Libia gadafista, así como con multinacionales petroleras. El principal problema de Puntlandia es la escasez de pastos y agua, así como la guerra fronteriza que mantiene con Somalilandia por el control de la región intermedia "SSC" (Sool, Sanaag y Cayn), poseedora de riquezas minerales (que Puntlandia vendió a intereses extranjeros como si los poseyese en la práctica). SSC ha declarado también autonomía en 2012, autodenominándose Estado de Khaatumo. Debido a sus lazos tribales con Puntlandia, Somalilandia invadió la extraña entidad territorial, y sus tropas permanecen en ella en el momento de escribir estas líneas.

Las intervenciones atlantistas en Somalia están supuestamente motivadas por el papel de Somalia en la formación de células islámicas fundamentalistas. Londres hasta declaró que Somalia es una "amenaza directa" a su seguridad nacional, y Jonathan Evans, jefe del MI5, advirtió que Somalia, después de Pakistán, era el destino internacional Nº1 de "entrenamiento terrorista". En Febrero de 2012, Al-Shabaab anuncia que se "une" a Al-Qaeda, lo que seguramente heralda toda una cascada de intervenciones militares del AFRICOM en el arruinado país, a fin de luchar contra la amenaza de "AQHOA" (Al-Qaeda en el Cuerno de África), o como den en llamar a esta nueva rama teledirigida por los servicios de Inteligencia atlantistas. Al-Shabaab sigue oponiéndose al Gobierno Federal de Transición (apoyado por EEUU) pero también a la Unión de Tribunales Islámicos (apoyada por Irán), controla buena parte del país y ha instaurado la Sharia en las zonas que domina.

Lejos de interesar la "lucha contra el terror", la estrategia del eje Londres-Washington-Tel Aviv tiene en realidad que ver con:

• Rodear el Cuerno de África de un "cordón sanitario" de países adictos (Yibuti, Etiopía, Kenia, Uganda, Sudán del Sur) para evitar que China se infiltre hacia la cuenca del Nilo, la región de los grandes lagos, los hidrocarburos sudaneses y las riquezas minerales del este de Congo-Kinshasa.

• Infestar la zona de bases militares (como Camp Lemmonier en Yibuti, la nueva de Arbe Minch en Etiopía, posiblemente Uganda y Sudán del Sur) para reforzar tal estrategia.

 Establecer otras bases (Islas Seychelles, Diego García, posiblemente Socotra) que se interpongan entre Somalia y sus salidas marítimas naturales (Golfo Pérsico, India, China).

 Dominar los recursos de Somalia (petróleo, gas natural, uranio, agua y pastos) y, especialmente, evitar que China se apropie de ellos.

 Incorporar el Cuerno de África y el Golfo de Adén a la Brecha Interhemisférica. Como veremos en la tercera parte de este artículo, Eurasia está dividida en dos hemisferios, el "Gran Oriente" y el "Gran Occidente", y las potencias periféricas oceánicas juegan a polarizar y separar ambos hemisferios todo lo que pueden. Los lugares en donde se produce la ruptura Oriente-Occidente forman una vertical altamente estratégica compuesta grosso modo por los campos petrolíferos de Nenets (Rusia), los Urales, el Caspio-Cáucaso, Pentalasia, el Golfo Pérsico, el Golfo de Adén y el Cuerno de África.

"Elipse estratégica": el 71% de las reservas de crudo convencional y 69% de las reservas de gas natural del planeta se encuentran aquí. Resulta revelador que esta elipse separe simbólicamente los dos hemisferios eurasiáticos: Europa Occidental y Asia Oriental. El atlantismo busca utilizar esta elipse como cuña entre Oriente y Occidente, y extenderla hacia el Sur, cruzando Yemen, el Golfo de Adén y el Cuerno de África. 

 Militarizar una vía marítima estratégica, utilizando para el mar una excusa parecida a la que utilizan para la tierra: la piratería. Dicho lo cual, pasamos a ocuparnos del problema por el que Somalia es triste e internacionalmente famosa.

Las aguas territoriales somalíes son una zona pesquera importante. Cuando el gobierno de Mogadiscio cayó en 1991, infinidad de flotas de países desarrollados aprovecharon el vacío legal y la falta de regulación en aguas somalíes para practicar la pesca ilegal y hasta realizar vertidos radiactivos y tóxicos. En vista de la ausencia de autoridad estatal, los pescadores locales y habitantes de las costas se erigieron para garantizar la soberanía somalí sobre sus aguas y, desde luego, para saquear cuanto pudieran, convirtiéndose en piratas.

En 2006 ―cuando la Unión de Tribunales Islámicos estaba a punto de vencer al Gobierno de Transición Federal, conquistando buena parte de Somalia (aproximadamente en la misma época en la que Hezbollah derrotaba al Ejército israelí)― la actividad pirata disminuyó en enorme medida. Sin embargo, la intervención de las tropas etíopes (apoyadas por Washington) terminó con la estabilización de Somalia, y la piratería volvió a convertirse en una plaga. Aun así, los costes que ocasiona la piratería al comercio y a la pesca son mucho menores que los que ocasionaría un Estado estable que sometiese a regulación sus aguas territoriales y zona económica exclusiva. Más de 800 barcos pescan en el entorno marítimo somalí y se calcula que la pesca ilegal produce 450 millones de dólares al año. Los países industrializados recurren a bancos lejanos porque en sus propias aguas ya no hay nada que pescar. Aun así, la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) alerta de que el 75% de bancos pesqueros han desaparecido, que el 80% de caladeros están sobreexplotados, que el 30% de especies marinas está por debajo del límite biológico de seguridad y que, para 2048, ya no quedarán recursos pesqueros. Esto puede comprenderse si pensamos que el 25% de la pesca consiste en "capturas accesorias" como tortugas, aves marinas, cetáceos, etc. ("daños colaterales") que vuelven a arrojarse al mar. Otras veces, se tiran por la borda los excedentes pesqueros para que no suba demasiado la oferta y así mantener altos los precios en "los mercados".

En aguas territoriales somalíes destaca la pesca de atún, con un ritmo absolutamente insostenible: medio millón de atunes al año. La flota atunera en Somalia es en buena parte española (60% de las capturas pesqueras) y francesa (40%). Los barcos pesqueros son particularmente vulnerables a la piratería, ya que, con todos los aparejos de pesca desplegados, avanzan con gran lentitud, y recogerlos lleva horas. Son, por tanto, presa fácil de embarcaciones ligeras como las que emplean los piratas. Para proteger barcos comerciales y pesqueros, los Estados suelen recurrir a sus Fuerzas Armadas y/o a empresas de seguridad y compañías militares privadas. Hasta ahora, España se ha negado a utilizar unidades especiales de Infantería de Marina para defender su flota pesquera.

El rápido incremento de la piratería en torno al Cuerno de África significa que la región está pasando a formar parte de la "elipse estratégica" que vimos más arriba, con el fin de partir las rutas eurasiáticas en dos y justificar la militarización del mar.

La misma calidad de la pesca ha degenerado enormemente debido a la cantidad de vertidos tóxicos que se llevan al cabo frente a las costas somalíes. Durante mucho tiempo, el "gobierno" de Somalia ha protestado en la ONU por la cantidad de barcos que se entran en sus aguas territoriales, tiran barriles misteriosos al mar y se van. Con el tsunami de 2004, muchos de estos barriles fueron arrojados a la orilla, se rompieron y los habitantes de las costas comenzaron a enfermar: problemas respiratorios, hemorragias intestinales, reacciones cutáneas, bebés deformes y cientos de muertes súbitas. Los barriles contenían uranio y otros residuos radiactivos, metales pesados (como cadmio y mercurio, que terminan en los depósitos de grasa de lo alto de la cadena trófica marina, como los atunes), basura industrial y hasta desperdicios biológicos de hospitales. El diplomático mauritano y de la ONU Ahmedou Ould Abdallah declaró en la cadena de TV qatarí Al-Jazeera que las responsables eran multinacionales europeas y asiáticas. La ONU mandó representantes a investigar el asunto y luego cerró el caso.

En Costa de Marfil, Benin, Congo y Nigeria están sucediendo cosas parecidas. Se calcula que en 2001 se arrojaron 600.000 toneladas de residuos tóxicos en aguas africanas. Senegal, de gran importancia marítima, dejó de renovar sus acuerdos pesqueros con la UE en 2006, pero el hecho de que los barcos usen "banderas de conveniencia" (especialmente de Liberia, cuyas leyes marítimas son las más liberales del mundo) para burlar la legalidad, dificulta el control. Debido a esto, ahora los barcos de pesca senegaleses se usan para transportar miles de inmigrantes ilegales a Europa cada año.

Hay que añadir a todo esto la enorme influencia que ha tenido sobre la industria atunera y el Océano Índico en general la quiebra del cártel bancario Lehman Brothers en 2008. En el paraíso tropi-fiscal de Islas Seychelles, el banco neoyorkino había adquirido en otoño de 2006 (coincide grosso modo con la Guerra de Líbano y la intervención etíope en Somalia) la Indian Ocean Tuna Factory (Factoría de Atún del Océano Índico), de la multinacional H. J. Heinz Company. Poco después de completarse la adquisición, el siempre generoso banco neoyorkino se dispuso a asistir al gobierno seychelense comprándole un bono basura de más de 200 millones de dólares a más de un 9% de interés, sabiendo perfectamente que el Estado insultar sería incapaz de pagarlos, entre otras cosas porque su deuda externa ya ascendía a mil millones de dólares… tratándose de un país de sólo 83.000 habitantes. En Octubre de ese año, el líder de la oposición fue apaleado en las escaleras de la Asamblea Nacional. En Julio de 2008, el gobierno de Victoria falló al pagar un bono privado, y al mes siguiente, la agencia de rating Standard and Poor’s degradó dos veces la deuda del país insular. En vista de cómo en años subsiguientes Seychelles se ha llenado de contratistas privados, personal de Inteligencia, una base de drones estadounidense e instalaciones militares hindúes, cabe suponer que todo fue una maniobra financiera para amarrar al país, firmar acuerdos oficiosos y obtener un puntal en el Índico y frente a las costas del Cuerno de África, en un archipiélago donde, por lo demás, sólo hay cocoteros.

Se comprende que muchos piratas son en realidad pescadores "cabreados", ya que antes del caos pescaban suficiente, no sólo para comer, sino para vender los excedentes, mientras que ahora no tienen medios de subsistencia. Aunque es obvio que sus móviles no son ni altruistas, ni nacionalistas, ni medioambientales, ni mucho menos anti-globalización, se hacen llamar "guardia costera voluntaria", dedicándose a saquear a los saqueadores con pleno apoyo de la población local somalí y a menudo también yemení. Todo esto no quita para que haya "pescadores" codiciosos que vean en la piratería una manera de enriquecerse y que quieran aprovecharse de la blandura de ciertos países como el nuestro para hacerse de oro con extorsiones, mientras se abstienen de acercarse a los barcos de otros países como Rusia, que sabe defender sus intereses marítimos a pesar de no ser una talasocracia histórica. Tampoco quita para que muchos países hayan intentado aprovecharse de la piratería para imponer sus intereses estratégicos o desestabilizar espacios marítimos. La militarización de las aguas se ha logrado con Operación Atalanta y la creación de la Combined Task Force 150.

Zonas de actuación de la CTF-150. Rojo: HOA (Cuerno de África). Verde: HOAEX (Cuerno de África Extendido). Imposible no ver el triángulo Somalia-Yemen-Pakistán y el deseo de dominar los estrechos de Hormuz y Mandeb e incorporar el HOAEX a la Brecha Interhemisférica mencionada más arriba.





NOTAS

[1] Al respecto, ver aquí una desternillante noticia sobre Nepal ―un satélite hindú que forma parte de la estrategia del Cinturón de Hielo, y donde ya hay madrasas y mezquitas salafistas relacionadas con redes de origen pakistaní y saudí, así como grupos tibetanos que agitan contra China. Otra noticia que evidencia hasta qué punto los gobiernos le toman el pelo a la opinión pública desinformada puede verse aquí y aquí: al parecer, la oportuna presencia de una flamante especie de mono en la ultra-rica cuenca minera del este de Congo-Kinshasa, precisa de la protección de desinteresados y altruistas organismos internacionales, que aspiran a poner sus manos sobre docenas de miles de kilómetros cuadrados de terreno y hasta a cruzar la frontera con Ruanda. En todo el mundo, cientos de especies desaparecen cada día, pero a la globalización sólo le importan las que se encuentran en lugares estratégicos. Estas noticias serían muy divertidas si no fuese por la gravedad de sus implicaciones: que los asuntos medioambientales (incluyendo parques naturales, que tienen enormes implicaciones geopolíticas), también son susceptibles de ser privatizados, globalizados y/o empleados como excusa para la globalización y el control de la finanza internacional.

[2] Más información:

[3] Y ver aquí.

[4] País que suministra el 25% de las necesidades energéticas de Israel (ver oleoducto Baku-Tbilisi-Ceyhan) y cuyo Ejército está equipado con material israelí.

[5] Y ver aquí.

[6] Aquí abundante información y enlaces sobre la desestabilización Tehrán-Damasco, incluyendo la financiación del movimiento "rebelde" en Siria.

[7] Al-Qaeda suele estar haciéndole el trabajo sucio al atlantismo y donde más le conviene al atlantismo, por ejemplo asesinando ingenieros rusos en Argelia.